Viento, lluvia y granizo dejaron a más de 100 familias santiagueñas sin techo

Más de cien viviendas resultaron perjudicadas por la tormenta con fuertes ráfagas de viento que se desató en la noche del lunes, afectando especialmente a las ciudades de Fernández, La Banda y al sector norte de la capital.
El meteoro, de singular violencia, provocó la caída de innumerables árboles y postes de alumbrado público en la ciudad capital, mientras que en Fernández y en La Banda se produjeron evacuaciones (ver páginas 11, 23 y 24).

Las intensas ráfagas de viento comenzaron a azotar a las 22.45, con una intensidad oscilante entre los 80 y los 100 kilómetros por hora, por lo que se temía la formación de un tornado.

Es así que la tormenta se desató a las once de la noche, prolongándose durante 20 minutos, pero fue tan copiosa que inundó numerosas arterias, tornándolas intransitables, tanto para automóviles como para peatones.

En el resto de la noche y hasta la mañana de ayer hubo lluvias aisladas y según el registro pluviométrico del Servicio Meteorológico Nacional, hasta las 9.30 de ayer la lluvia caída fue de 21,5 milímetros.

En la capital, los sectores más afectados por el viento y el agua fueron los barrios Independencia prolongación, Telefónicos, La Católica, Reconquista y Villa del Carmen.

En el primer conglomerado, un matrimonio y seis menores que habitaban una precaria vivienda construida con chapas y nylon tuvieron que ser auxiliados por los vecinos y trasladados al comedor municipal Los niños felices, en donde quedaron alojados durante toda la noche porque el viento desmanteló la casa y la lluvia empapó las camas.

Idéntica situación vivió la familia de Liliana Aranda, integrada por doce hijos, al igual que la vecina María Gómez y sus cuatro hijos.

En el barrio La Católica, las cuadrillas de Defensa Civil municipal tuvieron que evacuar a tres familias por derrumbe de techos.

En todos los casos, personal de Defensa Civil de la provincia realizó un relevamiento de la situación ambiental, para el posterior envío de ayuda.

Los otros daños registrados por las cuadrillas de obreros municipales se ubicaron en el parque Aguirre, donde un automóvil Volkswagen Gol que estaba estacionado cerca del Lawn Tennis Club fue destrozado por un pesado y añoso árbol que se desplomó por el fuerte viento. No hubo heridos ni lesionados, ya que el vehículo estaba vacío.

También en el paseo público, sobre la avenida Núñez del Prado, un gran pacará cedió a la fuerza del viento y se derrumbó.

Otro vehículo, que estaba estacionado en Rivadavia y La Plata, resultó seriamente afectado por la caída de un pesado árbol, que también abatió los cables del tendido eléctrico, provocando la obstrucción de la avenida.

Asimismo, las instalaciones del club Mitre, en el barrio 8 de Abril, resultaron dañadas por el meteoro, especialmente la tapia perimetral de ladrillo construida sobre la calle Francisca Jacques, la que se derrumbó en una extensión de 50 metros. Tampoco hubo que lamentar víctimas porque debido a la tormenta no circulaban personas por ese sector del club deportivo.

Hoy, sin lluvia

El pronostico extendido elaborado por el Servicio Meteorológico Nacional, no prevé lluvias entre hoy y el viernes, inclusive, aunque anticipa fuertes tormentas para el sábado 14. La temperatura pronosticada para hoy es de una mínima de 16 grados y la máxima de 29, mientras que para mañana la máxima llegaría a 31 grados y el viernes rondaría los 36 grados.

Comentá la nota