Se vienen 2 años de estancamiento económico y de conflictos sociales

El economista trazó un panorama en el cual predominará un freno en la actividad económica en el período de Gobierno que le queda a Cristina Kirchner. Habrá dificultades para mejorar ingresos y para conseguir empleo.
El viceministro de Economía de Eduardo Duhalde en los momentos más calientes que tuvo la transición institucional y económica del país en el año 2002, Jorge Todesca, pronosticó un período de fuerte estancamiento económico para el país en los próximos dos años, período que le queda por delante al actual Gobierno.

En una entrevista exclusiva con EL LIBERAL, el economista, que hoy preside la consultora Finsoport, habló sobre los cambios que no se hicieron en la economía tras el impulso fuerte que tuvo por la ventaja competitiva que le dio la devaluación.

Ubicó en ese sentido que la política fiscal estuvo atada a las retenciones a las exportaciones, que no se hizo una reforma tributaria y tampoco una nueva ley de coparticipación. Menos aún una política ordenada de gasto público ni para la industria ni para el agro. Para el economista se vinieron colocando parches en la economía para seguir adelante con el gasto público desenfrenado. Ahora todo aquello que no se hizo comienza a pesar. Y va a gravitar en el período que le queda a este Gobierno.

¿Cómo sentirá la gente los problemas de la economía en lo que queda del 2009 y en 2010?

Para el año próximo probablemente la economía tenga una leve recuperación, un crecimiento del 2% o algo por el estilo, pero eso en la percepción de la gente no va a ser una gran mejora porque es una tasa exigua de crecimiento, porque la distribución del ingreso está muy mal en la Argentina y el Gobierno depende de pocos instrumentos en este momento. Se aisló de la comunidad financiera internacional, todo financiamiento de nuevo gasto se hace con deuda interna y eso significa que no queda crédito para el sector privado y las tasas de interés son altas. Seguimos sin política agropecuaria ni industrial. Creo que el devenir de los dos años que quedan del Gobierno va a ser de bastante estancamiento como mínimo. Probablemente de una agudización de conflictos sociales, no una explosión como la de la convertibilidad de fines de 2001, no hay condiciones para eso, pero sí estancamiento.

¿Esto hace que no se invierta?

En el mundo la inversión va a ser escasa porque hay poco capital disponible, va a haber mucha selectividad en las inversiones y para ser elegible, un país necesita verdaderamente despertar atractivo y hoy la Argentina no atrae al mundo. Creo que en ese sentido lo más que podemos aspirar es que este Gobierno administre razonablemente el último tramo que le toca.

¿Al Gobierno le conviene más acercarse a Venezuela o a Brasil?

Indudablemente al modelo de Brasil, eso no tiene ninguna duda. El modelo venezolano está hincado en un solo recurso: El petróleo en manos del Estado. Nosotros somos un país con una riqueza diversificada, tenemos actividad industrial, agropecuaria, lo menos que necesitaríamos es un modelo como el de Venezuela.

Si las señales políticas fueran de una mayor apertura ¿esto ayudaría a la economía?

Sí, por supuesto, cualquier señal de razonabilidad y de apertura lo tenemos que aplaudir, va a permitir sobrellevar mejor estos dos últimos años de gestión, pero es un Gobierno que ya es difícil que tome la iniciativa de abrir una nueva etapa en el desarrollo de la Argentina porque está debilitado, estamos al final de un ciclo político y generalmente el vigor debe estar al principio y esa oportunidad se perdió.

Faltan dos años para cerrar este ciclo, ¿la economía en el día a día cómo va a ser?

Creo que el Gobierno no va a colapsar. No vamos a tener una corrida en el tipo de cambio. El sector externo y la balanza comercial están bien y van a seguir así. El problema central es este problema de que las cuentas fiscales pasan de un superávit a un déficit hasta el año próximo, por eso creo que vamos a estar en un período de estancamiento y esto va a significar que sea difícil que la gente mejore su nivel de ingreso o su nivel de empleo.

¿Vamos a seguir en recesión?

Creo que el año próximo la economía va a crecer, nuestro cálculo es un 2%, no es mucho pero en el mundo tampoco hay un gran crecimiento básicamente por la recuperación de los precios de las materias primas y de la demanda. Tenemos un vecino que es Brasil que ha hecho una política muy razonables, su economía está en recuperación, eso permite la colocación de exportaciones nuestras en sectores importantes como el automotriz, la economía argentina es 90% privada así que todo eso va a tender a funcionar mejor en el futuro.

¿El escenario para la pobreza cómo lo ve?

Lo veo estancado tanto al empleo como a la pobreza. No veo que vaya a mejorar, quizá no empeore mucho pero hay un escenario de estancamiento en los indicadores sociales de la Argentina y pensar en estancamiento es pensar en empeoramiento.

¿Qué le aconsejaría a alguien con $10.000, $50.000 ó $100.000?

Creo que no hay una receta que sirva para todo el tiempo, alguien que quiere proteger sus ahorros tiene que saber que las condiciones cambian, entonces puede protegerlos con un plazo fijo en un banco pero tiene que estar atento a qué es lo que ocurre en la economía, hoy probablemente para alguien con un pequeño capital el rendimiento de un plazo fijo de banco sea la mejor opción.

Ud. dice que se pusieron parches, ¿quedan posibilidades de seguir parchando la economía?

Todavía quedan, para el 2010, aún hay fondos de la seguridad social y de otras fuentes que el Gobierno puede echar mano para financiar el gasto público, todavía hay. Uno no podría decir que eso está agotado, pero lógicamente la herencia al final del camino puede ser muy negativa pero aún hay algunos instrumentos.

¿Más allá de pasar por encima de la propiedad privada?

Creo que no hay un escenario para ir por arriba de la propiedad privada, creo que van a absorber en mayor cantidad fondos de las AFJP estatizadas, van a colocar títulos de la deuda en canje y otros que vencen, no creo que haya un avance sobre la propiedad privada básicamente porque veo al Gobierno sin suficiente fuerza política para hacer algo así.

Comentá la nota