Se viene la peor sequía en décadas y el otoño más árido en 100 años

Se viene la peor sequía en décadas y el otoño más árido en 100 años
Lo adelantó una técnica de medio ambientes del INTA: “No hay tendencia a que se modifique la falta de lluvia”, dijo. La escasez de agua provocó, además, severas pérdidas en la siembra de trigo y soja. El campo pide que el Gobierno declare la emergencia agropecuaria, como lo hizo Uruguay.
La intensa sequía que afecta a varias provincias amenaza con extenderse varios meses, ya que según las estimaciones de especialistas, el próximo otoño "será el más seco" de los últimos 100 años, y ocasionará grandes pérdidas agropecuarias.

La sequía afecta a las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos, La Pampa y Córdoba, y en algunos caos ya se convirtió en la "peor" de las últimas décadas.

La técnica e investigadora en medio ambiente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Estela Carballo, advirtió que "vamos a atravesar el otoño más seco de los últimos 100 años", y consideró que la situación se agravará porque el ciclo se iniciará "sin carga" de agua en el suelo.

En declaraciones a Radio Provincia, en la ciudad de La Plata, Carballo trazó un panorama pesimista dado que "no hay tendencia a que se modifique la falta de lluvia".

La técnica señaló que en el 2008 "las lluvias han sido muy dispares y el rendimiento agrícola va a mermar bastante".

Al respecto, precisó que el año pasado "se pasó de producir 16 millones toneladas de trigo a 9 millones, con pérdidas muy grandes en Santa Fe, Córdoba, La Pampa, Sudeste de Buenos Aires. El girasol también registró pérdidas muy importantes en Chaco, Norte de Santa Fe y La Pampa y en el maíz pérdidas totales en Entre Ríos".

En cuanto a la soja, sostuvo que "falta sembrar el 20 por ciento de la superficie, que no se ha podido hacer porque no llueve".

Carballo explicó que "lo que hay es una sequía de tipo agronómica y meteorológica que determina el nivel de cosecha" y dijo que "trajo aparejado otros problemas, como ataques de plagas que hace años no se daba".

En Rosario, el río Paraná registró en las últimas 24 horas una bajante de 9 centímetros llegando a un nivel de 1,11.

Así lo informó a DyN el jefe de operaciones de la Prefectura Naval de esta ciudad, prefecto Sergio Charles, quien comentó que desde el viernes pasado "comenzó una bajante considerable".

En Entre Ríos, la Federación Agraria le pidió al gobernador Sergio Urribarri la declaración de desastre agropecuario y solicitó un salvataje económico -créditos y baja de impuestos- para enfrentar los daños producidos por la sequía.

El secretario de la entidad en esa provincia, Alfredo Bel, dijo a DYN que las delegaciones del INTA tanto de la costa del río Uruguay como de la costa del río Paraná, coincidieron en que la sequía es la peor en las últimas décadas.

Bel cuantificó el daño para el sector: se perdió el 89 por ciento de la cosecha de maíz, lo que equivale a 400 mil toneladas; el 50 por ciento de las cosechas de soja, sorgo y girasol, y la ganadería no encuentra pasto para los animales en ningún lugar de la provincia.

Bel estimó que en caso de que las precipitaciones se normalizaran, la recuperación llevaría un año.

El gobierno entrerriano trabaja en la fundamentación técnica para solicitar a la Secretaría de Agricultura de la Nación la declaración de emergencia agropecuaria para el maíz, y así obtener fondos para ayudar a los productores.

Por su parte, el gobierno pampeano decidió prorrogar la declaración de emergencia agropecuaria en gran parte del territorio provincial.

Voceros oficiales adelantaron que hasta abril del presente año se mantendrá vigente la postergación del pago de impuesto a los productores y se seguirá brindando alimento y agua para los animales centrados en el sudoeste pampeano, la zona más castigada.

La sequía afecta alrededor del 30 por ciento de La Pampa, de acuerdo a datos oficiales, y la zona de General Acha, es la más afectada en materia bovina, donde desde hace meses se está asistiendo con agua a 40 mil animales.

Comentá la nota