Se viene otro aumento del gas de 10 a 30%.

Será retroactivo a setiembre y afectará a unos 155 mil hogares en Mendoza. La Nación aún no define cuándo empezará a pagarse.
Un nuevo aumento ya está estampado en el Boletín Oficial nacional. Esta vez se trata del gas, que viene con subas que van de 10 a 30 por ciento. Con fecha 8 de abril, el decreto presidencial 235/2009 fija las subas que son retroactivas al 1° de setiembre.

Sin fecha aún cierta de aplicación, la suba será sentida por todos aquellos que consuman anualmente más de 901 metros cúbicos. Según el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), incluirá a la mitad de los usuarios residenciales en Mendoza. Es decir que de los 310 mil clientes de Ecogas, la nueva tarifa alcanzará a unos 155 mil hogares.

Los clientes residenciales que más consumen, esto es de 2.051 metros cúbicos en adelante, deberán afrontar próximamente subas de hasta el 30% en su factura de gas.

La comunicación del aumento del gas se dio justo cuando en Mendoza hay un fuerte descontento por la suba de la tarifa de energía eléctrica, a la que se sumará próximamente el agua, según anunció el Gobierno provincial.

En cuanto al gas, el incremento será reglamentado luego de las elecciones legislativas, que son el 28 de junio. Una vez cumplido ese paso, los consumidores deberán empezar a pagar el aumento sobre lo que consuman a partir de entonces y también sobre lo que hayan gastado desde el 1° de setiembre del año pasado.

En cuanto a la incidencia del aumento en ciernes, se informó que los valores de las tasas y cargos que están en vigencia sufrirán un ajuste de hasta un 30%, mientras que los cargos fijos y las facturas mínimas se mantendrán iguales.

El incremento en la tarifa del gas se sumará a las dos subas decididas el año pasado y anunciados por el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido. La primera fue destinada a subsidiar el precio de la garrafa social e implicaba un incremento de hasta el 30% en la factura.

El segundo ajuste tuvo dos componentes: una parte para elevar el precio del gas en boca de pozo, para alentar la exploración y la inversión, y un cargo variable para financiar la importación de gas desde Bolivia por la eliminación de subsidios nacionales. Esa medida implicó un ajuste en torno al 260% en el precio del servicio, lo que generó un fuerte rechazo por parte de consumidores y una presentación ante la Justicia del entonces defensor del pueblo de la Nación, Eduardo Mondino.

Las distribuidoras defendieron esas medidas, aunque no percibieron ningún beneficio directo: todos los recursos fueron para las petroleras o el Gobierno. Algo similar ocurre con este nuevo aumento. Para Distribuidora de Gas Cuyana, este incremento se trata del primer ajuste en la tarifa de distribución para los hogares desde 2003. Pero la empresa no se quedará con los fondos generados por el aumento, pues irán a un fondo fiduciario que financiará la expansión y mejora de su red de servicios.

Desde el Enargas afirmaron que la suba inminente está ligada a un plan de inversiones en el cual cada distribuidora se ha comprometido a realizar mejoras en la red desde enero a abril de este año.

A nivel nacional, en tanto, la suba del gas afectará a hogares de medio y alto consumo de la Capital Federal, once partidos del conurbano bonaerense y a las provincias del norte argentino.

La medida quedó plasmada en tres decretos (234, 235 y 246) firmados por la presidenta Cristina Kirchner y publicados esta semana en el Boletín Oficial. Esos decretos ratifican las actas acuerdo firmadas con las distribuidoras, en el marco de la renegociación de los contratos de servicios públicos.

Comentá la nota