Se viene otra semana de huelgas estatales.

"No nos cortamos solos", aclaró el secretario general de ATE, Roberto Simpson, porque la protesta se decidió por fuera de la Intersindical. Defendió el "proceso" interno propio de cada sindicato.
Los congresales provinciales de la Asociación Trabajadores del Estado retomaron ayer la reunión iniciada la semana pasada que pasó a un cuarto intermedio a la espera de novedades en materia salarial y decidieron profundizar el plan de lucha ante la insatisfactorio aumento del 6 por ciento dispuesto para mayo.

Al reclamo de una urgente recomposición salarial que contemple la incidencia de la inflación en el bolsillo estatal, ATE demanda la apertura de paritarias y volver al anterior sistema jubilatorio.

La disconformidad del sector gremial se manifestará con un paro de 24 horas para el jueves 21 de este mes, con concentración frente a la Casa de Gobierno a partir de las 11, y una huelga de dos días para el 27 y 28 de mayo, con movilización y concentración en la Plaza San Martín.

Los delegados de ATE también resolvieron adherir a la protesta de los profesionales del hospital Lucio Molas, que pararán el próximo miércoles sumándose a una medida similar dispuesta por la Federación nacional que nuclea a los médicos del sistema público de salud.

El titular de ATE, Roberto Simpson, negó que el plan de lucha implique que el gremio "se haya cortado solo", como se quejaron sindicalistas de otros gremios estatales que conforman la Intersindical. "Cada gremio sigue su proceso y nosotros respondemos a lo que decidieron las asambleas de base", acotó.

Recién el jueves que viene se reunirá la mesa de sindicatos estatales. Será por la tarde, cuando ya esté en marcha el primer día de paro dispuesto por ATE.

Simpson recordó que el lunes junto a otros directivos de la entidad se reunirán con el subsecretario de Trabajo, Marcelo Pedehontaá, para elaborar un cronograma de actividades en el marco de la mesa de diálogo gobierno-gremios estatales para tratar cuestiones laborales.

Los congresales expresaron su repudio a la "criminalización" de la protesta estatal y denunciaron la actuación policial que impide el normal desarrollo de asambleas en la administración pública.

Malestar de médicos por desplante de funcionarios

Médicos y no profesionales del hospital santarroseño fueron a dialogar con autoridades de Salud y sólo recibieron un pedido de 15 días para que el gobernador se informara sobre la problemática.

Roberto De Martini, secretario de la Asociación de Profesionales del Hospital Lucio Molas, en una entrevista con Radio Noticias se refirió a la reunión del jueves por la noche entre representantes de hospitales, centros de salud y de las postas sanitarias y autoridades del área de Salud.

"Esperamos unos 25 minutos hasta que llegó el subsecretario Ordóñez y la directora (del Molas) Ana Alday para informarnos que la propuesta que habíamos enviado por nota fue analizada por el gobernador Jorge y que éste solicitaba 15 días más para evaluarla con su equipo técnico".

"Es muy poco seria la respuesta, habla muy mal de un estadista que debe evaluar en 15 días cuál es la situación en Salud, es como que debe imponerse de una situación que desconoce, que no tiene idea qué ocurre en su provincia en materia de salud y no puede evaluar si presupuestariamente cabe nombrar más gente o arreglar edificios", se quejó De Martini.

"Intentan bastardear la idea de que el reclamo es salarial, cuando pedimos por los recursos humanos, físicos y el aspecto salarial. Hablamos del desguace que está sufriendo el recurso humano, que abandona la salud pública para pasar a la privada, y tampoco se consigue gente porque a nadie seduce lo que paga la Provincia".

El profesional del hospital santarroseño indicó que "no se pueden arreglar edificios porque (las autoridades) dicen que no alcanza el presupuesto. Son cosas que, y lo digo a título personal, suenan como excusas; sería importante saber qué cantidad de dinero se gastará en la campaña electoral, no creo que le vayan a poner un límite".

Recordó que el subsecretario Ordóñez, en una asamblea en el Molas realizada la semana pasada, "nos dijo que él iba a ser nada más que un vocero de nuestra situación, que su área no podía opinar sobre salarios. El jueves, cuando nos trajo la respuesta del gobernador nos planteó si queríamos seguir conversando sobre recursos humanos y físicos, frente a lo cual le respondimos que los tres temas son indisolubles y que ya nos han charlado mucho sobre esto".

En síntesis, la reunión entre los trabajadores de la salud y los funcionarios sólo duró siete minutos, porque los primeros se retiraron de la Sala de Situación del Ministerio de Bienestar Social ante la indefinición oficial de tratar la propuesta del sector.

"Nos tratan como si fuéramos nenes, como si no entendiéramos de la cosa. El gobierno se presenta como dueño de la cosa, no entienden nada de cómo tratar democráticamente esto; es lamentable que tengan una postura tan necia, porque los buscamos es llegar a un acuerdo, pero estas actitudes nos llevan a que no haya retorno", sostuvo el médico De Martini, anticipando la determinación que tomaron ayer los profesionales del hospital santarroseño de parar por 24 horas el próximo miércoles.

Comentá la nota