Se viene el octubre verde

Sin duda alguna el eje central de la próxima contienda electoral será la problemática del campo. Ante esta realidad el kirchnerismo impulsará nuevos proyectos para beneficiar al sector. Hoy existen en el Parlamento 233 propuestas.
l Parlamentario.- la lluvia casi no llega y la tierra una vez más irradia alarmas que los políticos sólo suelen comprender en épocas electorales. Y paradójicamente el grito desesperado del campo contra el Gobierno, que generó la discusión por la repartija de las ganancias del sector agropecuario, ahora se transformaría en una mesa de diálogo, siempre y cuando acuerden una agenda común.

Hoy la realidad para los sectores en disputa es otra. La crisis financiera internacional que está provocando zozobras y desequilibrios en la economía mundial, ya comenzó a sentirse por estas pampas. A ello hay que sumarle la feroz sequía que azota a gran parte del territorio nacional.

Es decir, en pocos meses se ha pasado de la “abundancia” a la “emergencia”, por lo que los reclamos serán ahora mucho más intensos, ya que la problemática agropecuaria no está basada en los excedentes, sino en la crítica situación de los pequeños productores.

Ante este panorama el Congreso nacional abrirá sus puertas con una serie de propuestas afines al campo, esperando que ambas cámaras lo traten. Obviamente tendrá preponderancia las iniciativas provenientes del oficialismo, ya que las elecciones de octubre, sin duda alguna, será más allá de la renovación legislativa, un plebiscito para el

Gobierno de CFK, que por estas horas está atravesando su peor momento desde 2003. Entonces, en el recinto de ambas cámaras resonarán con más fuerza los pedidos del sector agropecuario que recuperó su vital fuerza y ahora será la estrella que guíe el destino de la actividad legislativa. Esto lo saben todos los sectores políticos. El oficialismo y la oposición, pues la disputa será por quien levante las banderas de los productores agropecuarios, que se muestran cada vez más resentidos con el Gobierno nacional.

Estrategia

Pero esto lo sabe el Gobierno, y desde la quinta de Olivos el ex presidente Néstor Kirchner junto a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y otros funcionarios están diseñando una estrategia para sentar en la misma mesa de diálogo a distintos sectores de la masa productiva del país y así neutralizar el poder del campo. Una vez todos juntos, discutir medidas con un límite: la crisis económica internacional.

Por lo tanto, todas las discusiones tendrán un camino en común que será el Parlamento, que espera recibir ni bien se inicien las sesiones ordinarias el 1º de marzo el proyecto de ley que crea el Consejo Económico Social y una batería de proyectos que intentarán modificar el Código Electoral Nacional con el objetivo de hacer más transparentes las elecciones. Pero es menester comprender que cada acción estará tironeada por algún sector de la oposición para obtener rédito político.

Para evitar más enemigos políticos y una derrota en los comicios de octubre, el Poder Ejecutivo planea encauzar la discusión agropecuaria dentro del Parlamento, pero tomando decisiones desde la propia Secretaría de Agricultura con la Mesa de Enlace.

Teniendo en cuenta está premisa K, según adelantaron a Semanario Parlamentario fuentes legislativas de la Comisión de Agricultura de la Cámara baja, el trabajo será intenso porque “no se puede dejar que la oposición haga gala de la falta de iniciativas a favor del campo”. Además, “hay que dejar bien en claro quién trabaja para la gente y quiénes son oportunistas, pues muchos de ellos estuvieron en el Gobierno y no hicieron nada”, disparan desde el oficialismo a pesar de que el terreno no le es muy favorable.

Trabajar para ganar

La misión del diputado cordobés Alberto Cantero Gutiérrez, titular de la comisión, junto a la secretaria del bloque FpV, Patricia Fadel, serán claves para delinear en poco tiempo una agenda de trabajo parlamentario con el fin de elaborar proyectos de ley a favor del campo, conseguir el aval de la Secretaria de Agricultura y el Ministerio de Economía, luego del visto bueno de Néstor Kirchner, para finalmente convencer a la mayor cantidad de diputados propios, aliados y cercanos para poder aprobar la ley. Sin dudas, una tarea titánica si se tiene en cuenta la realidad socioeconómica que se vaticina para el país.

Cantero, Fadel y el jefe de la bancada oficialista, Agustín Rossi, serán la primera línea de los combatientes, pero luego será el turno de la titular de la Comisión de Agricultura del Senado, Silvia Giusti, y el presidente del bloque Frente para la Victoria en el Senado, Miguel Angel Pichetto.

De apoco, la Presidenta va conformando la lista de legisladores fundamentales en la tarea de hacer -aprobar iniciativas en beneficios para el campo - para triunfar en las elecciones legislativas. Los estrategas de la Casa Rosada saben y tienen en cuenta que el sector agrario define la realidad de los pueblos del interior y el ánimo de sus habitantes. Hoy la mayoría de las encuestas señalan que ha crecido la imagen negativa del Gobierno, un dato no menor, ya que a ello hay que sumarle la opinión de los habitantes de las grandes metrópolis, donde al kirchnerismo ya le fue mal en el 2007.

Más allá de las interpretaciones y de las estrategias, lo cierto es que existen 233 proyectos de ley en estado parlamentario, todos relacionados directamente con el agro. Del total, 173 pertenecen a diputados y el resto -60- a senadores.

A pesar que la Comisión de Agricultura había avanzado en temas como la ley de Arrendamiento, ley marco para declarar la Emergencia Agropecuaria, y ley de Warrants, entre otras, desde el Poder Ejecutivo se convocó a Cantero Gutiérrez para volver a elaborar nuevos proyectos sobre la creación del Sistema Nacional para la Prevención y Mitigación de Emergencias Agropecuarias, una de arrendamientos de tierras y otra de suelos. Tres borradores que necesitan el visto bueno de Balcarce 50 para ser presentados oficialmente.

En cambio, quienes ya tomaron la posta fueron los senadores y diputados de la oposición, que no solamente presentaron proyectos sino que se reunieron con los miembros de la Federación Agraria Argentina (FAA) y realizaron audiencias públicas para debatir el rumbo que debe tomar la política agropecuaria en épocas de crisis y desastres naturales.

Con un paso adelante de la oposición arrancarán el nuevo período de sesiones ordinarias el 1º de marzo. A partir de allí habría que ver cómo juega el Gobierno, máxime teniendo enfrente los comicios de octubre. ¿Fumarán la pipa de la paz con el sector agrario? ¿los dirigentes del agro irán por la derrota de CFK?. Como se puede apreciar el margen a recorrer es muy estrecho.

Comentá la nota