Se viene una limpieza de peronistas en Huillapima.

Tras perder en la jurisdicción que conduce, el intendente de Huillapima, Omar Santucho, evalua apartar del cargo municipal a varios de los que considera responsables de su derrota, funcionarios y dirigentes del peronismo local.
El martes a la mañana, se podía respirar un clima enrarecido dentro y fuera del Municipio de Huillapima, tras un domingo negro para el jefe comunal, ya que quedó en evidencia que al electorado de aquella localidad, poco le importa su gestión a la hora de apoyar a los candidatos del peronismo.

Santucho, que había logrado imponer junto al intendente de Chumbicha Pablo Nazar, al candidato a senador por el departamento en la lista del Frente Justicialista para la Victoria, perdió en su jurisdicción por 88 votos.

El día viernes pasado, el intendente de Huillapima había llevado a cabo el cierre de campaña de la alianza peronista en la plaza comunal, acto que aprovechó para recordarles a los simpatizantes que se hicieron presentes en el lugar provenientes de localidades vecinas en su mayoría, todas las obras realizadas durante su gestión.

Santucho, siguiendo el fiel ejemplo del gobernador Eduardo Brizuela del Moral que se cansó de mencionar durante la campaña electoral la tarea realizada en materia de obras públicas, pensó que podría persuadir a los habitantes de Huillapima, pero los resultados de tal estrategia fueron muy distintos a los logrados por el mandatario provincial. El jefe comunal no solo perdió en su jurisdicción, sino que arrastró a la de Chumbicha, de donde es oriundo el senador electo Rubén Pérez, actual presidente del Concejo Deliberante de este último municipio.

Según los datos oficiales de la elección en Capayán, el mayor caudal de votos que recibió el candidato del Frente Justicialista para la Victoria que logró dar vuelta una elección muy reñida en todo el departamento, derivó de las localidades de Coneta y Miraflores de donde es oriundo tanto Santucho como el presidente de la cámara baja, Néstor Tomassi.

Por culpa del Peronismo

La derrota por la imprevisión del jefe comunal durante el proceso electoral, que lo mantuvo tranquilo y apático durante toda la campaña del FJPV, la terminaron pagando aquellos a quienes Santucho confiara el armado del esquema electoral, los peronistas que lo acompañan en su gestión.

Si algo se presagiaba antes del domingo, era un holgado triunfo del candidato a senador de FJPV, pero con los datos crudos de los comicios, este desenlace en el seno del Municipio estaba cantado. Es probable que estos días, se den a conocer los nombres de los que deberán dejar los cargos, para dar lugar a gente del riñón de Santucho, probablemente del radicalismo local.

No debemos olvidar que Santucho proviene de las huestes del Frente Grande y que arreglar con los Kirchner o con Brizuela del Moral a espaldas del peronismo provincial, ha sido su mayor logro político, durante los últimos años de su gestión.

Comentá la nota