Se viene el Gloria Gate bonaerense

Se viene el Gloria Gate bonaerense

El gobierno de la provincia de María Eugenia Vidal se prepara para presentar un proyecto de Ley del Arrepentido para la provincia de Buenos Aires, con el objetivo de reeditar en territorio bonaerense el cuaderno gate que a nivel nacional está haciendo tambalear todo el entramado político empresario que tiene relación con la obra pública.

Antes de fin de año el oficialismo buscará instalar la discusión sobre un modelo de "delación premiada" para los bonaerenses, y según algunos rumores, ya se estaría negociando con los primeros empresarios y ex funcionarios que podrían acogerse a ese beneficio si finalmente la Legislatura lo convierte en Ley.

La mesa política de Cambiemos a nivel provincial busca replicar el efecto que el escándalo desatado por los cuadernos de Oscar Centeno está teniendo a nivel nacional, con la confianza de que será suficiente para frenar o por lo menos desacelerar la caída en la imagen de la gestión y de la gobernadora, que comenzó hace varias semanas y se mantiene con tendencia a la baja.

El equipo bonaerense por primera vez debe proyectar un escenario adverso.  Los sondeos de esta semana no trajeron ni alivio ni buenas noticias para el oficialismo, sino que profundizaron las preocupaciones porque por primera vez aparecen escenarios que marcan una posible derrota de Vidal ante un candidato peronista.

Si bien es cierto que para que eso ocurra deben darse una serie de situaciones que hoy por hoy solo son imaginables en la cabeza de los encuestadores, lo cierto es que la política es el arte de lo posible y por eso en el entorno de Vidal quieren desactivar cualquier posibilidad de que se genere un clima de opinión desfavorable de cara al año que viene.

De todas maneras, la posibilidad de ventilar hechos de corrupción del pasado es una de las estrategias posibles y aparentemente la que está al tope de la agenda de la gobernadora, que además cree que de esa manera podrá reordenar al foro de intendentes y frenar las críticas por la situación de la infraestructura escolar.

Mientras tanto desde el sciolismo, o mejor dicho entre los dirigentes que acompañaron a Daniel Scioli durante su último gobierno, reina la tranquilidad y los pocos que se mantuvieron leales al ex gobernador reconocen que “durante la gestión anterior no hubo demasiada obra pública”, y remarcan que “los sistemas de control de la provincia son redundantes, más estrictos que los de nación y con un férreo control político de la parte de la oposición”.

“Si quieren ir por ese lado les va a salir mal.  Lo más probable es que buscando corrupción del gobierno anterior se topen con negociados actuales de sus propios aliados”, consideró un ex senador provincial consultado sobre estas versiones.

El primer escenario de la derrota

La sesión del jueves en Diputados materializó una derrota legislativa impensada apenas un par de semanas atrás para el oficialismo, lo que hace prever dificultades para que Cambiemos haga prevalecer los acuerdos con algunos espacios del peronismo dialoguista en esto momentos de debilidad política a nivel general.

La quita de subsidios al Turf no era una necesidad imperiosa, no tendría efectos concretos sobre las arcas bonaerenses durante este año, por lo que su tratamiento podría haberse dilatado, a pesar de lo cual el gobierno prefirió acelerar su aprobación en el Senado donde cuenta con mayoría y forzar en debate en la cámara baja presionando a sus socios del Frente Renovador y del PJ Unidad y Renovación.

Un grosero error de cálculo o mera incapacidad de leer las posibles reacciones ante la medida, sumado al fracaso del modelo económico nacional, dejaron al oficialismo completamente aislado y sin chances de avanzar con la reforma de la Ley, además en un momento en el que empieza a ser una certeza que habrá que profundizar el ajuste.

Fue muchos más sencillo para Macri eliminar el fondo sojero, aunque esa decisión abrió una nueva grieta entre el ejecutivo de la provincia y los intendentes, sobre todos después de que Hernán Lacunza confirmara que las arcas bonaerenses no estaban en condiciones de “compensar” la merma de ingresos durante este año.

Incluso los jefes comunales del oficialismo manifestaron su descontento ante el jefe de Gabinete Federico Salvai, por lo que está prevista una serie de reuniones para intentar descomprimir las tensiones y trazar las estrategias de aquí hasta el final del año y fundamentalmente las del año que viene.

Lo que nadie admite abiertamente, pero tampoco se animan a negar rotundamente en Cambiemos, es que en los últimos días y por primera vez desde el comienzo de la gestión, cobró verosimilitud una hipótesis de derrota de Vidal en la provincia, por lo que en los próximos días podría producirse una suerte de “relanzamiento” del gobierno para retomar la iniciativa y mostrar acción positiva de cara al futuro.

Coment� la nota