Se viene el frío con precios calientes: hasta 30% de suba.

A pocos días de que termine el verano, la ropa de la nueva temporada otoño-invierno ya está posando en los maniquíes de algunas vidrieras formoseñas, y mientras diversos sectores de la industria indumentaria se ponen en movimiento de forma conjunta en la configuración de los precios, los carteles en las prendas indican que los aumentos ya llegan al 30 por ciento.
Por caso, en un local del centro de esta ciudad que vende ropa de las marcas Kosiuko y B-52, los jeans de la nueva temporada para mujer pasaron de costar 125 pesos el otoño pasado a 180 pesos este año, es decir subieron 30,5 por ciento. Lo mismo sucede con las camperas de invierno, que subieron 22 por ciento (cuestan desde 230 pesos, frente a los 180 del año pasado).

El vendedor del negocio sostiene que como "todavía falta ropa por entrar, puede que llegue con más subas, sobre todo las camperas bien abrigadas". En otra casa comercial, la mayoría de las prendas viene con cinco pesos de diferencia respecto de marzo de 2008, aunque en algunos productos la brecha es mayor. Por ejemplo, un pulóver para hombre que el año pasado costaba 40 pesos, esta temporada está a 50 pesos, 20 por ciento arriba.

Compra mesurada

La encargada del local sostuvo que la gente compró algo de ropa de invierno la última semana a raíz de las lluvias y de las bajas temperaturas, pese a estar todavía en verano. En una casa de ropa para hombre, las prendas que más se venden son buzos, pulóveres e incluso camperas polares.

El encargado sostiene que la venta de la ropa de abrigo va acompañada del fin de las vacaciones y comienzo de las clases. En este negocio, los precios subieron 15 por ciento. Por ejemplo, un saco de corderoy que el año pasado costaba 176 pesos, esta temporada, está a 208 pesos, 15,5 por ciento más cara.

Otro negocio dedicado a la venta de ropa para hombre y mujer, este año "las ventas se adelantaron", dijeron las vendedoras, aunque aseguraron que "falta que entre más ropa". Los mayores incrementos se dieron en las remeras mangas largas que cuestan 20 por ciento más que en la misma época del año pasado.

En tanto, las camperas llegaron con 10 por ciento de aumento. Otros negocios admitieron que ya está la ropa de toda la temporada pero sin grandes aumentos; la encargada de uno de ellos dijo que no pasan del 10 por ciento. Las camperas parten de los 150 pesos. En una de las casas de calzado, los zapatos cerrados y las botas ya están exhibidas en las vidrieras con subas de alrededor del cinco por ciento.

Por ejemplo, un par de botas de vestir de cuero cuesta 289 pesos.

Comentá la nota