Se viene el aumento escalonado en prepagas, a partir de marzo o abril

Se viene el aumento escalonado en prepagas, a partir de marzo o abril
Guillermo Moreno y las cámaras que agrupan a las compañías de medicina privada les dan los últimos retoques al acuerdo. La suba quedó suspendida antes de fin de año. El servicio ya se había encarecido el 40% durante 2008.
Las facturas de los servicios de medicina privada llegarán con aumentos entre marzo y abril. El Gobierno y las empresas del sector están negociando la manera de presentar el ajuste, que será del 10 por ciento. Esta vez los empresarios aceptan que esa actualización sea de manera escalonada. Es la fórmula que por estas horas negocian las cámaras que agrupan a las compañías con Guillermo Moreno para que el secretario de Comercio les dé el okey definitivo para mandar la carta con el aviso del incremento a los clientes. Antes de fin de año, el Gobierno había logrado frenar el ajuste que se está cocinando ahora a fuego lento.

Según el propietario de Swiss Medical y presidente de una de las entidades empresariales, Cadime, Claudio Belocopitt, recién la semana que viene habrá novedades sobre el tema. “Por ahora estamos en negociaciones. Nuestra intención es desdoblar los ajustes de tarifa en las cuotas de los usuarios, que podrían aplicarse en dos veces. Pensamos, por ejemplo, en dos subas del 5%”, dijo el empresario en diálogo con Crítica de la Argentina.

La medicina prepaga tiene 2,3 millones de usuarios. Durante 2008, las compañías aumentaron el 40% el valor de sus tarifas. Actualmente, el costo de un plan promedio de salud para un grupo familiar tipo es de 800 pesos. Un plan individual cuesta alrededor de 250.

En el sector están de acuerdo con la propuesta de la suba escalonada que podría llegar en marzo o, a más tardar, en abril. Los incrementos no podrán concretarse antes. Para aumentar las cuotas, las empresas primero deben encargarse de informarles a sus clientes de la suba con sesenta días de anticipación. Si envían cartas en febrero, recién podrán aumentar el valor de sus servicios en las facturas de abril; de lo contrario, el incremento se demorará.

Fuentes del mercado admitieron ante este diario que el incremento del 10%, que iba concretarse en diciembre último, ya estaba consensuado con el Gobierno. Hasta el propio Guillermo Moreno lo había avalado. “Nadie entendió qué pasó, ya estaba conversado. Suponemos que llegó en un momento en que la coyuntura no ayudó”, contaron a este diario directivos de dos firmas de medicina prepaga que se vieron obligadas a comunicarles a sus socios que el incremento anunciado previamente (en noviembre) mediante una carta no se concretaría.

Las negociaciones entre la industria médica privada y el Gobierno comenzaron a mediados del año pasado, cuando el sector se vio obligado a aumentar el 25% los salarios en clínicas y sanatorios a pedido de la Superintendencia de Servicios de Salud de la Nación. Tras el ajuste de paritarias, la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales privados negoció con el Estado dos ajustes de aranceles. El primero, del 16%, se concretó en agosto; sin embargo, el segundo aumento, que iba a ser del 10% en noviembre, nunca llegó.

En las principales compañías del rubro, como Swiss Medical, Galeno, Medicus, Qualitas y Omint, son optimistas. Se preparan para ajustar los precios con la llegada del otoño.

Comentá la nota