Se viene un aluvión de reclamos

Las boletas, que comenzaron a distribuirse ayer, vienen hasta con un 300% de aumento. En la víspera, un número importante de vecinos llevaron sus reclamos a las oficinas municipales
No será, de seguro, una grata sorpresa las cifras de las boletas por la Tasa de Servicios a la Propiedad que durante esta semana comenzarán a llegar a los hogares villamarienses.

Es que, merced a los cambios en la tarifaria, el incremento en los valores se ha disparado hasta un 300% (según la zona de residencia y superficie del inmueble) situación que pudo constatar este medio en la jornada de ayer.

Ante los notables aumentos, la reacción no se hizo esperar y un grupo importante de frentistas se acercó ayer hasta las oficinas municipales para pedir explicaciones al respecto.

En uno de los casos, un vecino de barrio Parque Norte vio aumentar el impuesto de 23 a 96 pesos.

"Es una barbaridad y encima todo de golpe", se quejó el hombre.

Un ejemplo

Uno de los vecinos que vio afectada su boleta por los sensibles aumentos demostró, documentos en mano, que hasta el mes de diciembre abonaba 65,32 pesos por una propiedad ubicada en Chile al 700 (zona 3) de 619 metros cuadrados de superficie.

Con el revalúo de los precios por la recategorización de las zonas, el valor unitario del metro cuadrado y algunos adicionales, el importe a abonar por el vecino será este año de 241,70 pesos.

"En el medio de una crisis económica que envuelve a todo el mundo, que nos haga esto simplemente no tiene nombre", expresó el consultado.

"Creo que es abusivo, me parece que los que idearon esto y los que aprobaron se equivocaron", agregó.

"Esto va más allá de que sea barato o caro lo que se paga por las propiedades. El punto es el porcentaje que se aumentó y el tiempo que le dieron a los contribuyentes para ir adaptándose a las nuevas tarifas", reflexionó la voz en diálogo con EL DIARIO.

En otro tramo de la conversación con este matutino, el habitante de barrio Almirante Brown le apuntó a los concejales.

"No les importa la gente, para ellos es fácil ya que si no les alcanza el sueldo para llegar a fin de mes se lo aumentan. Nosotros no podemos hacer eso, tenemos que trabajar más y pagar los impuestos", opinó el vecino.

"Justo cuando todos tienen miedo de perder el trabajo y se recortan gastos, nos meten la mano en el bolsillo. Increíble", concluyó.

Comentá la nota