Viejos duhaldistas apuestan ahora al golf

Alejados de la coyuntura política, Carlos Ruckauf, Daniel Basile y Mabel Müller, entre otros, piensan en volver a la actividad
VILLA GESELL.- Mediodía soleado con brisa del Sur. Club de golf local. Hoyo 18. Carlos Ruckauf acomoda el patter y se pone en cuclillas para medir distancias, como si se sintiera un profesional. Acomoda la gorra y los lentes negros. Mide otra vez. Mira el palo. Nada alcanza: cuando decide tirar, un golpe blando y nervioso hace que la pelotita pegue al costado del hoyo. El ex gobernador echa una maldición inentendible. Antes de empezar había pedido que no lo molestasen mientras jugaba. Después de perder otros 50 pesos se sinceró: "Ustedes no son los responsables de mi torpeza".

Otros dos amigos íntimos de Eduardo Duhalde, el ex funcionario de la SIDE Oscar Rodríguez y el ex diputado Daniel "Chicho" Basile, miraban la escena desde el carrito y se reían. En el bar llenaron tarjetas: "Rucucu", 85; Oscar, 82; "Chicho", 87. Un jugador discreto hace los 18 hoyos de Villa Gesell en menos de 75 golpes. Afuera, la esposa de Rodríguez, la ex senadora Mabel Müller, transpiraba una gorra fosforescente tratando de embocar en el hoyo 17.

Por lo menos tres veces por semana, una tropa entusiasta de políticos recorre el verde césped de los clubes de la costa jugando al golf por plata. Un grupo de devotos de los palos que alguna vez fueron figuras notorias del duhaldismo furibundo. Y que hoy pasean sus tiempos de ostracismo apostando 50 pesos por hoyo.

"Dice que van 5 golpes, pero ya hizo 6. A éste le conozco todas las mañas", se reía Ruckauf mientras Basile intentaba mejorar la puntería en el hoyo 16. Rodríguez lo había puesto nervioso con un tiro largo, casi desde afuera el green, que había hecho entrar la pelotita en el hoyo tras una larga carrera. Basile refunfuñaba: "Con esa suerte, ¿por qué no se va al bingo?".

Ruckauf, Rodríguez, Müller y Basile son los habitúes más regulares. Pero el grupo es más amplio: suelen sumarse el ex diputado menemista Javier Mouriño (hoy sciolista, presidente de IOMA); el ex legislador Carlos Martínez (hoy asesor del vicegobernador Alberto Balestrini), un amigo del intendente Juan José Mussi y abogado del municipio de Berazategui, Carlos Gallego, y una variada gama de funcionarios de segunda línea, sobre todo de intendencias del conurbano. El próximo desafío será en Pinamar, un reducto célebre del golf político.

Entre hoyo y hoyo, el grupo habla de política para sublimar la abstinencia de poder. "El único que hoy puede ganar la interna peronista es Duhalde", analizaba Ruckauf en el bar del golf de Villa Gesell, con un licuado de naranja en la mano. El ex gobernador sueña con volver a dar consejos sobre seguridad de la mano del ex presidente. "Hay que crear fiscalías antimafia y un cuerpo de elite contra las bandas".

Basile seguía riéndose en otra mesa. Hablaba de Néstor Kirchner: "Está acabado. Está en una ciénaga: cada vez que se mueve, se hunde". Rodríguez hacía números con los golpes y no pronunciaba palabra. "No voy a hablar. Soy parte del Gobierno", sonreía. En 2008, Kirchner perdonó su pasado y lo designó "consejero" en la embajada argentina en Montevideo. Bromeaba entre sus amigos: "El cuerpo diplomático no se mete en política".

"¡Te tienen secuestrado! Como Scioli a Mouriño. ¡Estoy en contra de todos! ¡De vos, de Mouriño y de Kirchner!", se quejaba Basile mientras Ruckauf elogiaba a Martín Redrado: "Yo lo llevé como asesor a la gobernación y lo hice vicecanciller. Era mi protegido". Müller dejaba, acalorada, los palos en la puerta: "¿Política? No, estoy de vacaciones".

Desde lejos, todos siguen, relajados, los vericuetos de la última crisis institucional. En palabras de un integrante del grupo que faltó a la cita en Villa Gesell pero estará en Pinamar: "Nuestra única preocupación es ver cómo nos vamos a enganchar con lo que venga. Kirchner ya fue". Como el resto, hablaba pensando en Duhalde. Hoy preparará los palos para viajar. Como el resto, golpeará la pelotita con la secreta esperanza de volver, algún día.

En qué andan

Los ex funcionarios duhaldistas

1) Carlos Ruckauf. Ex gobernador. Quiso armar un frente interno hasta que Duhalde lanzó su candidatura. Ahora quiere ser su experto en seguridad.

2)Daniel Basilee. EX diputado, aspiraba a pelear la conducción del PJ bonaerense hace dos años.

3) Oscar Rodriguez. Legislador, fue funcionario de la SIDE en 2002. Kirchner lo nombró en 2008 consejero en la embajada argentina en Uruguay.

4) Mabel Mullere. Esposa de Rodríguez y ex diputada. Acordó con Kirchner integrar la lista el 28 de junio. Fue candidata pero no entró.

5) Javier Mouriñoe. Ex diputado menemista, tiene buena relación con el duhaldismo. Es amigo de Scioli y preside el IOMA.

Comentá la nota