Viedma se une para conseguir un acelerador lineal

Iniciaron una campaña para reunir 3.000 firmas para que la Legislatura sancione un proyecto de declaración de interés en este tipo de prestaciones. Los pacientes hoy tienen que viajar.

VIEDMA (AV).- La preocupación por la falta de servicios esenciales para pacientes oncológicos recobró fuerzas en esta capital a partir del descontento expresado por organizaciones y familiares que sufren las consecuencias del cáncer. Reclaman la instalación de un acelerador lineal, un equipo que es utilizado para tratamientos de radioterapia.

La organización Mujeres Preocupadas y otras instituciones como la Cámara de Comercio y la Cooperadora del Hospital Zatti, iniciaron una campaña buscando recolectar 3.000 firmas.

El propósito es que la Legislatura de Río Negro sancione un proyecto de declaración de interés en este tipo de prestaciones.

Plantearon con preocupación que días atrás, un grupo de médicos del sector privado decidió vender un aparato de esas características, ante la falta de apoyo oficial que desactivó la iniciativa.

"El esfuerzo estaba hecho pero faltaba completarlo con una construcción y personal especializado, por eso pedimos que se instale para que todos los habitantes de la Zona Atlántica que lo necesiten pueda usarlo, tengan o no cobertura social", afirmaron en una convocatoria que lanzaron masivamente por distintos puntos de la ciudad en la búsqueda de adhesiones.

Mencionaron como ejemplo los inconvenientes causados a pacientes y familiares y "solamente ellos, que lo han vivido, pueden expresar la sensación de abandono y depresión que sufren al recibir el diagnóstico de cáncer y luego tener que viajar en soledad 552 kilómetros para recibir un tratamiento" de 15 minutos.

Insistieron en que "las consecuencias emocionales de la pérdida del apoyo familiar y amistades se unen al problema económico, y es conocida la influencia negativa de estas situaciones en la evolución del cáncer" porque "son muchos los casos que están afectados" y frente al sufrimiento "no caben explicaciones".

El costo de los equipos es realmente variado, ya que algunos muy antiguos se encuentran en el orden de los 28.000 dólares, aunque el que más se ajustaría supera los 100.000 dólares. "El costo de un vehículo cuatro por cuatro", apuntó la doctora Clara Riva Posse, una de las impulsora de la campaña. En tanto, el médico que atiende pacientes oncológicos, Rubén Kowalyczyn, estimó que la inversión necesaria en la actualidad puede rondar los tres millones de pesos dado que se necesita construir un edificio con un núcleo central que tenga paredes de tres metros de ancho para proteger de los rayos a pacientes, operarios y personal. Este profesional había encabezado tiempo atrás una cruzada de la misma naturaleza dos años atrás, a través de una fundación que lleva su nombre, y acompañando a una UTE.

Comentá la nota