Viedma: "Es autoritario que se quiera obediencia debida", dijo Andaloro sobre los agravios de Berardi a Sánchez

La concejal justicialista Liliana Andaloro afirmó que "nosotros llevamos la voz de los vecinos y los vecinos tienen voces disonantes, sin importar su ideología", al criticar los dichos del secretario de Gobierno, Darío Berardi, contra el concejal Pedro Sánchez. Dijo que el agravio "fue descalificador" y que "no es bueno que en un cuerpo haya pensamiento hegemónico". "Es autoritario que se quiera obediencia debida", consignó a la agencia APP.
Indicó Andaloro que el debate por poner el nombre Raúl Alfonsín a parte de la avenida costanera "no fue ideológico porque nadie se opuso a la figura de Alfonsín, de hecho todos apoyamos ponerle su nombre al puente viejo. Acá le cambiamos el nombre a cuatro cuadras de una calle que encima lleva un nombre muy importante, porque Basilio Villarino no sólo fue uno de los fundadores de la ciudad sino que es un hombre que por sus hazañas náuticas, por su tarea en la Patagonia, ha recibido un reconocimiento internacional, entonces no tenía ningún sentido que a cuatro cuadras se le cambiara el nombre. Yo dije por qué no guardan el nombre de Alfonsín para ponerle a una avenida que parta del puente Basilio Villarino o a un barrio de los nuevos".

Sobre los dichos de Berardi indicó que "no me parece bien, no hay que abrir juicios de valor sobre la gente cuando vota. En su momento un concejal del oficialismo, Alejandro Arizcuren, voto en contra de la ordenanza por la prohibición de fumar en espacios cerrados y ninguno abrió un juicio de valor; tenía todo el derecho del mundo a votar como votó".

Expresó además Andaloro a la agencia APP que antes de cambiar los nombres a las calles o avenidas "hay que tener más respeto por la gente, siempre habría que consultarles. Sienta el precedente que dentro de dos años viene otro grupo de gente y considera que la avenida se tiene que llamar de otra forma. Hay que tener mucho más de tino y aceptar el disenso".

Afirmó que "no hay que descalificar cuando un concejals e abstiene o vota en contra porque lo hace por sus convicciones. A veces se pone nervioso el Ejecutivo cuando no tenemos un pensamiento hegemónico o no acompañamos todo el tiempo sus proyectos. Yo no estoy por la oposición a todo, pero si un argumento no me convence, no lo voto".

Comentá la nota