De Vido tuvo que dar vuelta sus propios argumentos

En lo que fue una verdadera pirueta, Julio de Vido dio ayer vuelta sus propios argumentos para justificar la suspensión del tarifazo.
Así, dejó en evidencia que las razones que esgrimió al defender el aumento, señalando que afectaba solo a los pudientes y que los reclamos eran marginales, eran falsas. Ayer dijo: "La Presidenta se preocupa por la calefacción de la gente". Y dio números para justificar la marcha atrás que desmintieron sus argumentos de esta misma semana.

En una entrevista por Radio Mitre, De Vido mencionó el caso de un hogar de clase media que consumió 2.180 kw por hora de luz y que debía pagar con el ajuste $667 cuando sin la suba la tarifa ascendía a $232. En el ejemplo no criticó a las distribuidoras, admitiendo de ese modo que el cambio es por el alza de la tarifa.

Lo mismo ocurrió cuando se refirió al aumento en el gas. En ese caso, citó a otro hogar de clase mediad que consumió 600 metros cúbicos que, con el nuevo cuadro, recibió una factura de $406 cuando antes del aumento era de $203 para el mismo consumo.

Esta misma semana, De Vido había dicho que el ajuste solo alcanzaba a los sectores más pudientes y que habían exceptuado a los que no podían pagar. Sus propios ejemplos de ayer desmienten el argumento original.

Es curioso, porque en su presentación en el Congreso, De Vido instó a terminar con el "doble discurso" de críticas a los subsidios, por un lado, y al alza de tarifas si se los retira, por el otro. Y hasta aclaró que "los subsidios son para los usuarios y no para las empresas".

Entre tanto, las empresas distribuidoras de gas y luz señalaron ayer a Clarín que vivían "un alivio transitorio".

Consultadas, las distribuidoras eléctricas y gasíferas explicaron que la suspensión les quita presión por la infinidad de reclamos, que fue la constante de estas últimas semanas, por parte de "consumidores enfurecidos, que creen que las empresas se llevan los aumentos", señalaron en una de las distribuidoras eléctricas que solicitó el anonimato.

En realidad los aumentos iban, en el caso del gas, a una cuenta del ministerio de Planificación destinada a pagar el gas importado.

Y en el sector eléctrico, el tarifazo estaba destinado a las cuentas de la CAMMESA, la administradora del mercado mayorista.

Comentá la nota