De Vido quiere que corten la luz a los que no pagan el aumento.

De Vido quiere que corten la luz a los que no pagan el aumento.
Se presentó en la Justicia para que ésta revea la orden que dio a las firmas de mantener el servicio.
El Gobierno se presentó ayer ante la Justicia para que revea la medida que impidió a las empresas Edenor, Edesur y Edelap cortarles el suministro de electricidad a los usuarios que no hayan pagado sus boletas con aumentos.

El Ministerio de Planificación Federal, que encabeza Julio De Vido, presentó ayer al mediodía un recurso de reposición que pretende, en resumidas cuentas, que la Justicia autorice a las distribuidoras de electricidad a cortarles el servicio a los usuarios que no hayan pagado la última factura, que incluye fuertes subas, que en algunos casos llegan al 400 por ciento.

"Estamos apelando porque es facultad del Poder Ejecutivo otorgar y quitar subsidios. Se trata de quitar a quienes consumían más, que por lógica son los que tienen más poder adquisitivo. No consideramos lógico ni justo que el Gobierno, a través del presupuesto que pagan todos los argentinos, estuviera subsidiando este consumo", dijo ayer De Vido. Curiosamente, se trata del mismo argumento que economistas y especialistas en energía esgrimieron en los últimos cinco años para criticar el congelamiento de tarifas y la política de subsidios del kirchnerismo.

El ministro justificó la posición del Gobierno ayer por la mañana, en el puerto de Zárate, en un acto en el que se ponderó la llegada de dos turbinas para la central termoeléctrica del ciclo Pilar-Córdoba.

El recurso de reposición se presentó contra la medida dispuesta el 28 de este mes por el juzgado N° 9, a cargo de Alicia de Negre. La Justicia ordenó entonces a "las empresas Edenor, Edesur y Edelap que se abstengan de efectuar cortes en el suministro de energía eléctrica, motivados en la falta de pago de las facturas emitidas con base en las resoluciones discutidas en este pleito, hasta que recaiga sentencia definitiva en la presente causa".

La "presente causa" se refiere al amparo colectivo que presentó el defensor del pueblo, Eduardo Mondino, para que el Gobierno diera marcha atrás con los aumentos en las tarifas de electricidad a los usuarios que consumen más de 1000 kilovatios/hora por bimestre.

Si se diera lugar a la presentación de De Vido, la próxima semana podrían empezar los cortes porque para algunos usuarios ya se cumple un mes luego del primer vencimiento del pago, período que normalmente habilita a las compañías a suspender el suministro. En caso de que el recurso de reposición no prospere, el próximo paso del ministro de Planificación sería recurrir a la Cámara de Apelaciones.

Mondino dijo a LA NACION: "El Gobierno sigue una política de obstinación en lugar de admitir que se equivocó y retrotraer la medida". Y señaló que ésta es "una lógica de origen" del matrimonio Kirchner, que se hizo más evidente en los últimos tiempos.

El defensor explicó que aunque el Ejecutivo tiene facultades para otorgar o quitar subsidios, no puede dictar resoluciones arbitrarias. "Lo que está en discusión es una norma que en su aplicación es ilegal y arbitraria", insistió.

El alza de las tarifas eléctricas se hizo, según Mondino, "para subsanar una política de subsidios que generaba muchos costos" y adelantó que pasado mañana, primer día luego de la feria judicial de enero, volverá a presentarse en los tribunales para solicitar un pronto despacho que declare la ilegalidad de la norma.

"La apelación de De Vido no modifica la situación de los usuarios. No creo que la Justicia haga lugar porque la resolución del aumento de tarifas es totalmente arbitraria", opinó.

Más escéptica, la presidenta del Centro de Educación al Consumidor (CEC), Susana Andrada, sostuvo: "Me produce mucha angustia porque no sabemos si la Justicia le va a dar lugar a la apelación de De Vido. Es una decisión política".

Para Andrada, hay fundamentos técnicos suficientes para sostener el amparo que impide el corte del suministro y también para dejar sin efecto el aumento. Y adelantó que pasado mañana se hará un descargo al recurso de Planificación.

"Me parece aberrante, bochornoso y me desconcierta que el Gobierno se ponga en contra de la gente y quiera que las empresas corten la luz", dijo Andrada, y señaló que se trata de una actitud "poco sensible y popular". Y explicó que en muchos hogares que tienen bombeador de agua el corte de electricidad implicaría también no tener agua.

Comentá la nota