De Vido prometió a empresarios españoles que el Gobierno no avanzará en estatizaciones

De Vido prometió a empresarios españoles que el Gobierno no avanzará en estatizaciones
"No se ha buscado expropiar, ni estatizar, ni romper contratos", dijo, ante empresarios y funcionarios españoles. "Da más tranquilidad", reconoció un emisario del gobierno ibérico
El ministro de Planificación, Julio de Vido, sostuvo ante empresarios de raigambre española, el embajador de ese país y un funcionario del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que el gobierno argentino valora las inversiones efectuadas por compañías de ese origen y que no "busca" estatizar esas empresas, a la vez que calificó como "pujas inevitables de intereses" los problemas "puntuales" con concesionarias de servicios públicos.

"No se ha buscado expropiar, ni estatizar, ni romper los contratos. Por el contrario, establecer reglas distintas para una realidad distinta". Con esta frase, el ministro de Planificación, Julio de Vido, intentó llevar tranquilidad a la comunidad empresaria de origen español en el país. Lo hizo en la inauguración del primer congreso regional de la Federación de Cámaras Oficiales Españolas de Comercio en América (Fececa). Lo escuchaban, además de representantes de las principales compañías de capital ibérico, el embajador Rafael Estrella y el director general de Comercio e Inversiones de España, Antonio Sánchez Bustamante, emisario de Rodríguez Zapatero.

De Vido recordó que durante la convertibilidad, las concesiones tenían tarifas en dólares. Sostuvo que, al renegociar los contratos, "la voluntad del Gobierno" fue "priorizar" a las compañías que detentaban el servicio. "Debemos reconocer y agradecer, porque el esfuerzo de ustedes y el nuestro no ha sido en vano", concluyó, tras remarcar que las empresas españolas invirtieron en el período de crisis. "El esfuerzo conjunto nos ha permitido mantener calidad, eficiencia y accesibilidad del servicio público", prosiguió. Antes, revistó millonarias inversiones españolas en los últimos años –u$s 21.400 millones desde 2002, según el presidente de la Cámara Española de Comercio, Guillermo Ambrogi– y también millonarias rentabilidades.

De Vido resaltó el protagonismo de las empresas españolas en el país diez días después de prohibir a Edesur, propiedad de la ibérica Endesa, distribuir dividendos. Las negociaciones entre la compañía y el Gobierno siguen, aunque tanto la empresa como el Ejecutivo intentaron bajarle el tono a la disputa.

El discurso de De Vido fue valorado por los representantes del gobierno de España. Aunque nadie los mencionaba, sobrevolaban ayer el conflicto con Edesur, la estatización de Aerolíneas Argentinas (ver aparte) y también las nacionalizaciones venezolanas y la relación del Ejecutivo con el presidente de ese país, Hugo Chávez. Tanto De Vido como los representantes de España se refirieron a

"Lo que ha sido notable ha sido la defensa que (De Vido) ha hecho de las inversiones españolas, el reconocimiento de que han colaborado en el crecimiento", dijo Sánchez Bustamante. Consultado por la prensa, el funcionario sostuvo que la referencia del ministro a no estatizar ni expropiar "da tranquilidad, no porque la haga falta, pero da más tranquilidad".

Comentá la nota