De Vido: Es "erróneo" comparar Río Turbio con una central chilena

El Ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios desmintió una nota publicada ayer en el diario "Clarín", según la cual en la adjudicación de la usina térmica Río Turbio «el precio acordado superó en 174% al pagado en Chile por un equipamiento similar, en la misma época».
La apreciación que realiza el medio gráfico, indicó la cartera a través de un comunicado, «carece de veracidad y está basada en un total desconocimiento, ya que las características de ambas usinas y sus emplazamientos geográficos hacen que no resulten comparables».

Según recordó la información oficial, la puesta en marcha de la central Río Turbio se hizo a través de la licitación pública nacional e internacional 12/06, «que pasó por todos los organismos de control correspondientes».

Tres grupos realizaron ofertas para ese concurso y resultaron precalificados solamente dos: el consorcio conformado por Benito Roggio e Hijos S.A. y Skoda S.A., y la UTE Grupo Isolux Corsán S.A., Ghesa Ingeniería y Tecnología S.A. y Tecna Estudios y Proyectos de Ingeniería S.A.

Esta última, tras la apertura y estudio de los sobres económicos, «resultó adjudicataria, por ser su propuesta la más conveniente y económica (2.094.630.000 pesos más impuestos, contra 2.982.638.755 pesos más impuestos del otro consorcio oferente)».

Al tipo de cambio actual, agregó el comunicado, la propuesta elegida asciende a 544.059.740 dólares, lo que se traduce en un costo total del megavatio instalado de 2,266 millones de dólares.

Parámetros

Para los parámetros internacionales el costo promedio estandarizado para usinas de carbón ronda los 2.000 dólares (2 millones el megavatio instalado), aunque «estos costos pueden superar considerablemente esta cifra», según la tecnología empleada y la ubicación de la usina, añadió el texto.

Comparaciones

El comunicado de Planificación indicó que «el artículo periodístico antes mencionado compara erróneamente la central de Río Turbio con la de Puchen Cavi (Chile), aunque sus características son completamente diferentes».

Explicó luego que las calderas de Río Turbio se basan en tecnología de lecho fluido circulante, «más sofisticada» que en Puchen Cavi, que es de carbón pulverizado y permite lograr «mayor eficiencia y ventajas importantísi-mas en lo referido al medio ambiente».

Este tipo de caldera, sostuvo el comunicado, «se basa en diseños más robustos del equipamiento principal, lo que se traduce en mayores costos de materiales y montaje».

Además, «para minimizar el consumo de agua de la planta, en Río Turbio se ha optado por una moderna tecnología de refrigeración con aerocondensadores», lo cual reduce el consumo 15 veces y evita la emisión a la atmósfera del penacho de vapor característico de este tipo de instalaciones.

«La central chilena, que sí se refrigera con agua, si bien es más económica tiene mayores riesgos de contaminación, mientras que el sistema de refrigeración por aire es más costoso pero no afecta el medio ambiente», sostuvo el comunicado.

Por otra parte, agregó, «no se puede obviar en la consideración de costos la ubicación geográfica, la climatología de la región y su impacto en el proceso de transporte, construcción y montaje, que implica la instalación de una usina en plena Patagonia cerca de la cordillera, a diferencia de la central chilena, que se alojará en las cercanías de Valparaíso, con muchas más facilidades tanto de acceso y logística como de mano de obra».

El Ministerio precisó que la central Puchen Cavi utiliza carbón depurado y lavado (carbón fino con poder calorífico del orden de 5.500 a 6.000 kilocalorías por kilogramo), que sería importado a un costo que oscila entre los 60 y 70 dólares por tonelada.

La central de Río Turbio, en cambio, utilizará carbón en bruto (tal cual como sale de la boca de mina con un poder calorífico de 3.500 kilocalorías por kilogramo), cuyo costo es sensiblemente inferior.

«Esta diferencia del combustible utilizado requiere un nivel de infraestructura diferente dado que para obtener la misma energía se necesita mayor volumen de combustible», concluyó la desmentida del Ministerio de Planificación.

Comentá la nota