DE VIDO DIJO QUE NO HABRA TERCER EVALUADOR DE AEROLINEAS. "ESTA EN MANOS DEL CONGRESO"

BUENOS AIRES, nov 14 (DyN) - El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, afirmó hoy, respecto de las negociaciones entre el Gobierno y el grupo Marsans por Aerolíneas Argentinas, que "no habrá un tercer evaluador de los activos de la compañía" y puntualizó que la cuestión está ahora "en manos del Parlamento Nacional".
"Somos esclavos de la ley y el Congreso es quien tiene la última palabra", refirió el ministro en alusión a la forma en que se resolverá la conflictiva situación con el accionista principal de Aerolíneas.

El ministro formuló esta declaración al ser consultado luego de dejar inaugurda esta mañana la reunión de Ministros de Energía de América Latina organizada por la OLADE.

De Vido agregó que "el Congreso no aprobó la valuación hecha por el Credit Suisse, que es insostenible, y hay una diferencia de 2.190 millones de dólares" respecto de la realizada por el Tribunal de Tasación de la Nación (TTN).

El ministro refirió respecto del accionista principal que "hay mucha intransigencia y poco compromiso de ellos", en alusión a lo ocurrido en la Asamblea de Accionistas realizada el miércoles último donde se consideró el balance 2007 y la deuda acumulada en 2008.

"Ahora el Parlamento se dará una nueva instancia para disponer sobre esta cuestión", añadió.

Las negociaciones para el "rescate" de las acciones mayoritarias del Grupo Aerolíneas por parte del Estado fueron avaladas por una Ley específica en agosto último, y dicha norma dispuso un plazo hasta el 31 de diciembre para concluir las gestiones, que por estas horas parecen concluídas.

De Vido puntualizó que "mientras tanto, desde el gobierno seguiremos garantizando la operatividad de la compañía".

El ministro evitó referirse a cual sería la próxima instancia posible en este conflicto.

Una eventual intervención y hasta una expropiación de Aerolíneas-Austral requerirá de una ley específica del Congreso.

De Vido comentó que "hay que recordar como se llegó a esta situación (con Marsans), ya que una cosa es discutir un contrato, como fue el caso del Correo o de Aguas (Argentinas), pero otra diferente es cuando quien conduce una empresa deja de pagar sueldos y hace desaparecer el servicio a su cargo".

"Nos tuvimos que hacer cargo y mantendremos operativa la empresa", afirmó el funcionario.

A fines de octubre el gobierno nacional afirmó que no tenía previsto expropiar Aerolíneas Argentinas y el jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, declaró su confianza en que se supere el diferendo entre la Administración Kirchner y el grupo Marsans por el valor de la compañía, y pudiera concretarse su traspaso al Estado.

Marsans planteó la necesidad de una tercera valoración de las compañías habida cuenta de las grandes diferencias entre las encargadas por cada parte.

Se respaldó para ello en lo establecido en un Acta Acuerdo firmada en forma previa al dictado de la Ley en vigencia.

Comentá la nota