De Vido le agradeció a la Presidenta los fondos para obras en la ciudad

El Intendente de la ciudad de Formosa, Ingeniero Fernando De Vido, fue el primero en pronunciar un discurso al público y a las autoridades presentes.
Tal su costumbre durante los últimos actos públicos en los que participó, el intendente capitalino hizo referencia a las obras públicas que se ejecutaron desde el municipio durante su gestión y en ese sentido agradeció la decisión de los gobiernos nacional y provincial por acompañar con recursos financieros los emprendimientos locales.

El discurso de De Vido fue breve y, a contramano de lo que se esperaba, no realizó un pronunciamiento encendido a favor de acompañar a los candidatos que presentaron desde el oficialismo para los comicios del 28 de este mes.

El intendente le "contó" a la presidente Fernández de Kirchner que "en la ciudad de Formosa se hicieron obras de desagües pluviales como pocas veces antes en la historia de la ciudad", lo que sumado a la pavimentación de calles en los barrios y el mejoramiento de la ciudad reflejan la política que adoptó el municipio en concordancia con la provincia y el país.

Como si se tratara de un mismo discurso que el intendente pregona en los operativos solidarios "Por Nuestra Gente Todo", De Vido repitió la fórmula de describir las obras más importantes que realizó su gestión sin precisar anuncios importantes en un futuro cercano excluyendo el mega proyecto de la nueva planta potabilizadora de agua para la ciudad que encara la provincia junto con la Nación.

El clásico ritual peronista

Cristina Fernández no sólo llegó a Formosa en carácter de Presidenta de los argentinos, sino que vino lisa y llanamente a dar un fuerte apoyo partidario a los candidatos del Frente para la Victoria de cara a los comicios del 28 de junio próximos.

Así lo entendieron los dirigentes justicialistas de toda la provincia y acudieron a la cita para recibir la bendición presidencial acompañados de un séquito de militantes y oportunistas que portaban banderas identificatorias del lugar de procedencia y el Sub-lema al que representaban.

Los intendentes peronistas de toda la provincia también aportaron lo suyo a la fiesta y ubicaron "su gente" en los sectores que pudieron.

Fuerte control policial

El color azul acompañó no solamente desde arriba el día de ayer. En las calles también el color de los uniformes policiales sobresalió, transformando cada esquina y vereda de los barrios del centro en una posta de la fuerza.

Pero no sólo la Policía de la provincia fue la encargada de velar por la seguridad de todos lo que no se quisieron perder la histórica visita presidencial, ya que también pudo verse circular por la ciudad y los principales accesos provinciales a los móviles identificados con las insignias de Gendarmería Nacional.

Comentá la nota