No vio el video...

No vio el video...
Al equipo de Vivas, meticuloso como su maestro Bielsa, le volvieron a empatar de pelota parada a los 49' por otra falta ingenua de Mercier. Al Bicho le falta juego.
Un técnico que leyó mal el partido. Un chico con apenas 53 minutos en Primera que se asustó en el momento menos indicado. Un jugador con mil y un batallas en el lomo que volvió a pecar de ingenuo (utilizamos este término para no ser groseros nomás). Una defensa que perdió la segunda jugada y permitió que el delantero rival, en el minuto 49, tenga tiempo hasta de frenar la pelota. Un arquero que no te salva nunca. Por todo esto, y varias cosas más, a Argentinos le empataron el partido en el último instante.

Meticuloso y detallista como su maestro Bielsa, esta vez Claudio Vivas no vio el video del encuentro con Vélez. Y tampoco Mercier. Otra falta innecesaria cerca de la línea de cal del jugador fetiche de Gorosito, y otra vez al Bicho le igualaron de pelota parada. Le falta suerte, sí, pero también argumentos futbolísticos para no sufrir.

La propuesta de Vivas de jugar con la pelota al piso es interesante, pero el equipo todavía no rinde ni la mitad de lo que acostumbró en el semestre pasado (es la misma formación, salvo Escudero). Así, con un Mercier desconocido y un Ortigoza infantil (le pagó viejas cuentas a Pérez Castro) a Argentinos se le complicó. Salvo los intentos de Peñalba (las pidió todas) y un par de arrestos individuales de Hauche (clave en el primer gol), el Bicho nunca entendió cómo vulnerar a San Martín, un equipo que pelea por evitar el descenso pero que se resiste a los pelotazos sin sentido. Una línea de tres que por momentos se transforma en cinco, el correctísimo manejo de Pérez Castro y las ganas del resto, le alcanzaron.

Decíamos que Vivas leyó mal el partido. El ingreso de Prósperi (jugó bien) a los 39' ST por Hauche fue la pauta de que había que aguantar. Pero sus muchachos lo interpretaron mal. Cedieron la bola (sólo Peñalba entendió aquello de 'defenderse con la pelota'), se replegaron atrás y dejaron que los tucumanos se agrandaran. Así, tras un córner, a Ciro Rius (otra apuesta del DT) le tembló el pie, le dejó la pelota en mitad de cancha a Gutiérrez cuando el arco estaba vacío y tenía todo el campo a su disposición, y luego, sí, llegó la inoportuna falta de Mercier. Otra vez igual. Un déjà-vu. A repasar los videos muchachos...

Comentá la nota