Videla y Massera siguen indultados.

Videla y Massera siguen indultados.
Apelaron la anulación del perdón que les concedió Menem. Y los mismos jueces que excarcelaron a Astiz y al “Tigre” Acosta cajonean el caso desde mayo de 2007. Organismos de derechos humanos exigen que vayan a cárceles comunes.
El dictador Emilio Massera está en libertad y no precisamente por su supuesto estado de demencia: junto a Jorge Rafael Videla continúan indultados. Eso sucede por decisión de los jueces de la Sala II de Casación Penal –los mismos que ordenaron la excarcelación de los represores Alfredo Astiz y Jorge “El Tigre” Acosta–, quienes desde hace casi dos años tienen cajoneado el expediente que dictó la inconstitucionalidad de los perdones presidenciales. El 25 de abril de 2007, la Cámara Federal porteña señaló que los dictadores debían retomar el cumplimiento de la pena a reclusión perpetua que se les había dictado en el Juicio a las Juntas. Sin embargo, el fallo no se efectivizó porque fue apelado por las defensas y desde mayo de 2007 está a la espera de la decisión de los camaristas.

En aquella resolución, la Cámara Federal también aclaró que la supuesta insania de Massera no impedía el cumplimiento de la condena. Y especificó que su ejecución debía concretarse “en algún establecimiento especial de carácter asistencial médico y psiquiátrico”, como por ejemplo la unidad penal que existe dentro del Hospital Borda.

El expediente sobre la inconstitucionalidad del decreto 2.741, firmado por Carlos Menem en 1990, espera en un estante de la Sala II de Casación desde el 23 de mayo de 2007. Los camaristas Guillermo Yacobucci, Luis García y Wagner Mitchell acumulan dos cuerpos de escritos en los que nada se dice sobre la cuestión de fondo.

En las carpetas está, por ejemplo, el último informe del Cuerpo Médico Forense que el 12 de agosto del año pasado determinó que el cuadro de Massera, de 83 años, es “crónico e irreversible”; pericia que cuatro meses después fue puesta seriamente en duda por el dictamen de un neurólogo enviado por la justicia italiana que aseguró que el dictador exagera y está en condiciones de ser juzgado.

Apenas se enteraron de que la libertad de Massera se debe a la falta de cumplimiento del fallo de la Cámara Federal, dos organismos querellantes en la causa 13 (Juicio a las Juntas) presentaron un escrito ante Casación. El texto, que firma la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH) y la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD), exige que “a la brevedad se dicte sentencia y se hagan efectivas las condenas a Videla y Massera” y solicita que se los envíe a establecimientos carcelarios comunes.

“Repugna constatar tanta complicidad disfrazada de justicia. A más de cinco años de anuladas las leyes de impunidad, el único integrante de la Armada que está condenado, sigue indultado y en libertad”, señalaron los organismos nucleados en Justicia Ya! a través de un comunicado.

La apelación del abogado de Videla, Carlos Tabares, y de la defensora oficial Eleonora Devoto, representante de Massera, está fechada el 15 de mayo de 2007. Seis días después, la Cámara Federal aceptó el recurso. Desde el 23 de mayo de ese año hasta ayer no hubo noticias. Ningún miembro de la Justicia se preocupó de que el fallo que ordenó el reestablecimiento de la perpetua para dos de los símbolos más grandes de la última dictadura se cumpla.

Comentá la nota