Vidal: "Hay una profunda necesidad de cambio"

Vidal:

Tras la gran elección de María Eugenia Vidal, la fuerza de Mauricio Macri gobernará en 65 de las 135 intendencias de la provincia de Buenos Aires. El Frente para la Victoria redujo su cosecha a casi la mitad: tendrá en su órbita 55 municipios.

Detrás del escritorio de María Eugenia Vidal, entre las fotos de sus tres hijos, se destaca una docena de rosas. Vinieron con una tarjeta que decía: "Siempre confié en la genialidad de las mujeres y no en la de los hombres. Te felicito. Un abrazo. Franco Macri". La flamante gobernadora electa de Buenos Aires conoció anteanoche al padre de Mauricio Macri, que, tras distanciarse del kirchnerismo, se volvió a acercar a su hijo.

Vidal disfruta de su triunfo en su despacho de la Jefatura de Gobierno, en Parque Patricios, donde conversó con LA NACION. Recibió la llamada de Daniel Scioli, que -sobrepasada por la demanda periodística- no pudo responder. También la llamaron la esposa de Felipe Solá y Aníbal Fernández. Con el jefe de Gabinete de Cristina Kirchner tuvo una conversación correcta, en la que aquél reconoció su derrota.

Ahora, el discurso de Vidal sintoniza en la misma frecuencia que el de Macri: es amplia en sus conceptos y abre los brazos para recibir a los votantes de Sergio Massa y de Margarita Stolbizer. Dijo que tienen "valores comunes" con ambos espacios políticos. Incluso no descartó incorporar a su gobierno a dirigentes de fuerzas políticas por fuera de Cambiemos. No quiso revelar los nombres de su gabinete, acaso para hacer lugar a esos acuerdos.

Después de la incredulidad ante el triunfo de anteayer, afirmó que no se concibe como gobernadora de la provincia en un país en el que Macri no sea el presidente.

-¿Macri ya ganó?

-Así como en las primarias dije que habíamos dado un gran paso, ayer dimos un segundo gran paso. Hay que esperar a la segunda vuelta y trabajar mucho recorriendo la Argentina.

-¿Qué va a hacer hasta el 10 de diciembre?

-Tengo tres trabajos importantes: terminar este ciclo en la Ciudad, compartir con Mauricio Macri este camino a la segunda vuelta y como gobernadora electa preparar el mejor equipo para asumir.

-¿Quiénes integrarán su gabinete?

- No lo voy a anunciar todavía. Es una tarea que vamos a hacer junto con Cambiemos. Hay que definir el gabinete de la ciudad, el del gobierno nacional y el de la provincia. Lo vamos a hacer con el aporte de Pro, pero también del radicalismo, de la Coalición Cívica, y estoy convencida de que hay mucha gente valiosa que está en el estado provincial o en otras fuerzas políticas.

-¿Un acercamiento con Massa permitiría sumar a su gente al gabinete?

-No creo en esa lógica de repartir cargos como si fueran porciones de una torta. Sí creo en incorporar a personas valiosas, no importa de donde provengan.

-¿Puede haber massistas en tu gabinete entonces?

-Creo que en todas las fuerzas políticas hay gente valiosa.

-¿Hubo contactos con el Frente Renovador?

-No todavía. Tuve mensajes de María Helena Chávez, la esposa de Felipe Solá, y aún no pude hablarle.

-¿Y con Scioli?

-Me dejó un llamado en la oficina y por supuesto se lo voy devolver. Es lo que corresponde.

-¿Y de Aníbal Fernández?

-Sí, hablé al mediodía. Me llamó para reconocer el triunfo. Se lo agradecí. Fue una buena charla en un tono muy respetuoso de los dos.

-¿Qué tiene que hacer Macri para ganar el ballottage?

-No le voy a dar consejos, pero todos los que integramos Cambiemos tenemos que seguir escuchando, recorriendo, incorporando personas valiosas.

-¿Debe haber una acuerdo con el Frente Renovador?

-Creo siempre en el diálogo y hay preocupaciones comunes, como la lucha contra el narcotráfico o que los jubilados estén mejor o que la ayuda social llegue a quien lo necesita sin intermediarios. También creo que el voto, más allá del diálogo entre los dirigentes, es de la gente. Es más lo que nos une que lo que nos separa con los que no nos votaron.

-¿El votante de Stolbizer es más difícil de seducir?

-No. Compartimos los mismos valores: es un voto a la no corrupción y al trabajo honesto del Estado. Es un voto de transparencia en la lucha contra la pobreza. Compartimos muchos valores con Margarita, no siento que estemos tan lejos.

-¿Cómo se gobierna la provincia sin una Legislatura propia y con problemas económicos?

-Como gobernamos la ciudad estos ocho años, generando consensos, escuchando al otro. En ocho años nunca tuvimos mayoría propia, siempre sacamos las leyes con el voto de la oposición.

-Tuvieron que ceder...

-Eso no es malo, es algo bueno tener que ceder en la redacción de una ley para incorporar la idea el otro, es una fortaleza de la democracia. Lo mejor es que haya un sistema equilibrado.

-¿Va a haber cambios en la policía bonaerense?

-Tengo un modelo claro de policía que es el de la Policía Metropolitana: bien entrenada y capacitada, bien paga y que se sienta respaldada, cuidada, porque hay que cuidar al que te cuida, pero al mismo tiempo que sea una policía honesta, que rinda cuentas, con evaluaciones anuales.

-¿Habrá cambios, entonces?

-Tenemos que avanzar en un instituto superior de formación policial que garantice la misma capacitación, entrenamiento y profesionalismo en toda la provincia.

-¿Cuál será la primera medida contra el narcotráfico?

-Fortalecer los controles de acceso de la droga en la provincia en rutas y puertos y del lado del que sufre la oferta de droga. Tenemos que entrar con presencia del Estado en los barrios difíciles con cocinas, ofreciendo no sólo seguridad, sino alternativas de inclusión social.

-¿Se imagina gobernado sin que Macri sea el presidente?

-No. Creo que los resultados son alentadores y mostraron una profunda necesidad de cambio en la provincia, y en todo el país.

-¿Hay que recuperar el fondo especial para el conurbano?

-Habrá un fondo del gobierno nacional, de $ 13.000 millones el primer año y que va a alcanzar el 25 por ciento de la coparticipación. Permitirá realizar escuelas, obras hídricas, viales tener una provincia más autónoma, con un presidente y una gobernadora que trabajen en equipo.

Coment� la nota