Vidal se focaliza en el conurbano para buscar recortar la diferencia

Vidal se focaliza en el conurbano para buscar recortar la diferencia

Los sondeos del oficialismo la dan entre 6 y 8 puntos por debajo de Kicillof, aunque en las últimas semanas viene achicando la distancia; la tercera sección electoral es la más difícil y la primera sección, la definitoria

Los sondeos del oficialismo la dan entre 6 y 8 puntos por debajo de Kicillof, aunque en las últimas semanas viene achicando la distancia; la tercera sección electoral es la más difícil y la primera sección, la definitoria

Conscientes de que es el terreno que mayores dificultades presenta, la prioridad de las últimas dos semanas estará centrada en el conurbano bonaerense. María Eugenia Vidal desplegará toda su artillería electoral para intentar rescatar algunos puntos en las secciones electorales donde peor está la imagen del presidenteMauricio Macri.

Las cuentas no son buenas para Vidal en el mayor distrito electoral del país, que reparte casi cuatro de cada 10 votos. "Estamos entre 6 y 8 puntos abajo", reconocieron cerca de la mandataria provincial.

Pero lejos de sumirse en el pesimismo, crece la esperanza. Es que la tendencia en favor del oficialismo se aceleró en los últimos 10 días. "Con la boleta completa subimos 3%, ya es una carrera contra el reloj", describió uno de los principales asesores de Vidal. Sin Macri en la boleta, Vidal gana en todas las encuestas.

Las razones de ese crecimiento no sorprenden ni son nuevas: la calma cambiaria y la inflación a la baja son los principales argumentos. Pero también el hecho de que ya se vive el clima de elecciones.

Dónde voto en Buenos Aires: consultá el padrón electoral 2019

En las cuentas que hace el búnker bonaerense, Vidal y su equipo saben que la derrota más abultada se registrará en la tercera sección electoral, que incluye municipios importantes que gobierna el kirchnerismo como La Matanza, Lomas de Zamora, Almirante Brown, Avellaneda, entre otros. Hoy en esos distritos, según reconocieron cerca de la mandataria, están 20 puntos abajo.

Esos votos, según explicaron, los van a contrarrestar con los del interior de la provincia, donde la diferencia es inversamente proporcional.

La elección bonaerense, según la mirada de aquellos que rodean a Vidal, se definirá en la heterogénea primera sección electoral, que incluye municipios donde Juntos por el Cambio goza de buena salud como Vicente López, San Isidro y San Miguel, con otros donde no hizo pie como José C. Paz, Malvinas Argentinas y Moreno. En esos 24 partidos, por ahora, manda la paridad.

A diferencia de la elección nacional, en la provincia no hay segunda vuelta. Quien triunfe en octubre ganará el poder.

Por eso, para Vidal la PASO no es una elección más. "Agosto es la primera vuelta, tenemos que lograr que el electorado tome conciencia", describió uno de los principales candidatos que trabajan en el armado electoral.

Recorridas de los candidatos, trabajo de campo -se opera con un sistema segmentado por especialidad- con funcionarios de primera y segunda línea, comunicación directa y digital.

La batalla bonaerense, que podría ser definitiva para las aspiraciones de Macri de ser reelegido, concentrará casi toda la atención de los comandos de campaña nacional, a cargo del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del ministro coordinador bonaerense, Federico Salvai.

Esta semana la actividad se focalizará en las grandes ciudades. Vidal y Macri estarán en Bahía Blanca, posiblemente el miércoles, y el viernes protagonizarán un acto 360 en Mar del Plata.

Hasta las PASO la táctica es mostrar lo que se hizo en los primeros cuatro años de gobierno.

"Tenemos mucho para contar, como la remodelación de las guardias de todos los hospitales, escuelas, rutas, agua y cloacas", dijo Alex Campbell, subsecretario de Asuntos Municipales, que encabeza la lista de diputados provinciales, la carta de Vidal para presidir la Cámara baja bonaerense.

"En tres años y medio hicimos más de lo que se hizo en los ocho años anteriores", dijo Vidal el último viernes en la recorrida que compartió con Macri.

Después de las primarias llegará el tiempo de hablar sobre los planes futuros que tiene la gobernadora.

Mientras Vidal pondrá toda su atención en el conurbano, Alberto Fernández ya definió una estrategia inversa, con el objetivo de buscar los votos en los distritos en los que está más débil, el 80% de sus actividades tendrán lugar en el interior.

"Lo más importante de todo es que dejamos atrás el abandono y nos estamos poniendo de pie", aseguró Federico Suárez, ministro de Asuntos Públicos, que tiene dentro de su órbita el manejo de la táctica digital más directa, y del sistema de base de datos cruzó obras y necesidades en cada manzana de la provincia con los resultados en la última elección, datos estadísticos y hasta participaciones de los vecinos en redes sociales para llegar con mensajes personalizados.

En busca de los votos

Una de las estrellas del equipo de trabajo de la gobernadora es la segmentación. Se trata de conversaciones presenciales con vecinos por tema. Los ejes son seguridad, pymes, intelectuales, educación, trabajo y la lista continúa. Ya se hicieron miles de estos encuentros, describieron cerca de Vidal.

"¡Volvimos a hablar con seres humanos!", celebró uno de los ministros que participó de estas reuniones. Algunos superan los 10 encuentros por día. La maquinaria está aceitada y trabajando a todo ritmo.

Después del ida y vuelta, el trabajo se completa con un audio de Vidal o del ministro a cargo de esa área. La estabilidad del dólar, dijeron cerca de Vidal, permite este tipo de conversaciones. En medio de la última crisis lo único que podían hacer era escuchar los reclamos.

"Si escuchás lo que falta es más fácil que te escuchen lo que hiciste", confió un integrante del gabinete bonaerense.

Todos los esfuerzos en marcha tienen un objetivo, quedar a no más de cinco puntos de la fórmula que encabezan Axel Kicillof y Verónica Magario. "Una diferencia mayor sería más difícil de revertir, pero con menos de 4% de distancia descorcho", describió un hombre con acceso diario al despacho de la gobernadora.

En ese escenario, a diferencia de lo que ocurre con la estrategia que persiguen aquellos que impulsan al binomio de Macri y Pichetto, en la provincia la polarización extrema complica a Vidal. Es que, de esa manera, el kirchnerismo logró perforar el techo que mantuvo durante tres años.

"Ellos crecieron", admiten allegados a la cúpula de poder bonaerense, donde todavía se lamentan de no haber desdoblado la elección provincial.

Coment� la nota