Vidal está cerca de partir el peronismo y conseguir que le autoricen el endeudamiento

Vidal está cerca de partir el peronismo y conseguir que le autoricen el endeudamiento

Durante todo el día los peronistas tuvieron frenéticas negociaciones. Intentarán votarlo mañana.

Durante todo el día, intendentes y legisladores del peronismo mantuvieron frenéticas reuniones en busca de consensos que permitan bajar mañana al recinto sin que se quiebre la frágil unidad que une a los bloques.

A horas de la sesión de mañana, la discusión en el peronismo pasa por cómo bajar al recinto sin que los daños sean irreversibles.

Por estas horas, el oficialismo tiene algunos votos asegurados. En el Senado necesita dos votos para lograr los dos tercios. En Diputados necesita seis. En la Cámara Alta la llave es el bloque de seis que responde al Esmeralda, entre ellos Patricio García y Norberto García. El primero responde a Julián Domínguez y el segundo a Florencio Randazzo. Se sumarían los otros cuatro: Fernando Moreira, Carolina Szelagowski, Alejandro Urdampilleta y Héctor Vitale.

Sin embargo, en las distintas reuniones de hoy hubo avances que permiten pensar en la posibilidad de llegar a un acuerdo por el cual todo el peronismo vote mañana el endeudamiento. En diputados -en tanto- los votos también surgen de la bancada del Esmeralda, aunque allí asoman diferencias que podrían generar un quiebre interno.

El diputado Juan José Mussi espera la llegada de intendentes y legisladores al Salón Cafiero del Senado.

Las negociaciones de las bancadas peronistas con el oficialismo transitan por dos caminos diferentes. Mientras un grupo negocia la “letra chica” del proyecto de Presupuesto, otro se mantiene firme en lograr la vicepresidencia, un cargo que los promotores de esa iniciativa consideran clave para la campaña electoral de 2017.

Por estas horas, el oficialismo tiene algunos votos asegurados. En el Senado necesita dos votos para lograr los dos tercios. En Diputados necesita seis. 

La poderosa vice sigue siendo una bandera que levanta Walter Abarca, el jefe del bloque de los diputados del Esmeralda, un armado de 13 bancas con algunas diferencias internas. El planteo de Abarca es claro: no se vota el endeudamiento si María Eugenia Vidal no les da la vicepresidencia de la Cámara, una negociación ya cerrada en favor del Frente Renovador.

Aunque en las últimas horas hubo avances, la tensión con Abarca crece dentro de su bloque. Incluso -según pudo saber LPO- hay diputados que sostienen que su rol como jefe de bloque está agotado. El legislador de Saladillo resiste el acuerdo porque sabe que una unificación del peronismo licua su liderazgo.

Otros que ya aseguraron al oficialismo sus votos son los diputados Andrés Quinteros, Rodolfo ‘Manino’ Iriart y Marcelo ‘Patón’ Torres. También Horacio González habría garantizado su voto con sus dos diputados.

La ex ministra de Economía, Silvina Batakis, siguió de cerca las negociaciones en el Senado.

Mientras tanto, los negociadores de la ‘letra chica’ se enfocan el reparto de los recursos hacia las comunas. El Gobierno pretende ligar una parte de los 8.500 millones de pesos del Fondo de Infraestructura a la toma de deuda, en un mecanismo similar al utilizado este año. El peronismo se opone a eso y exige que el fondo total se distribuya “por goteo” a través del coeficiente de coparticipación.

También reclaman por el destino de las obras para los municipios y por otras cuestiones laterales a la discusión presupuestaria, como la continuidad del Plan Fines y la descentralización operativa y financiera de las Policías Locales, un reclamo que había sido formulado en conjunto con el massismo a mediados de mes.

En los hechos el peronismo ya está partido. Mientras algunos intendentes y legisladores discutieron durante todo el martes en el Senado bonaerense. Otros peronistas seguían las negociaciones compartiendo oficinas con legisladores de Cambiemos.

En paralelo a las negociaciones políticas, esta tarde se reunió la comisión de Presupuesto del Senado para terminar de cerrar el dictamen final del Presupuesto y la Ley Impositiva.

El proyecto que será puesto en consideración de la Legislatura contiene una baja en los niveles de endeudamiento, y también varios beneficios a las comunas en materia de descentralización de recursos. Se les dará a los municipios la potestad de cobrar las patentes de autos hasta el modelo 2006 (un año más que en el original) y se duplicará la base recaudatoria de los Ingresos Brutos descentralizados, de modo que quienes facturen hasta 900 mil pesos anuales tributarán a las comunas.

Guido Lorenzino, Walter Martello, Javier Ruiz y Juan Gobbi son los nombres que suenan para los cuatro cargos de la nueva Defensoría.

También se incluirá la tasa de ingreso a casinos y bingos (20 pesos que se repartirán en partes iguales entre municipios y la Provincia) y un incremento de entre 2 y 3 puntos del impuesto a los Ingresos Brutos sobre la actividad.

La titular de la Comisión de Presupuesto del Senado, la massista Malena Baro, sostuvo que “dentro de lo que hemos solicitado, hemos logrado mucho, sino prácticamente todo”.

La Defensoría

Otra rosca de mañana serán las definiciones para la normalización de la Defensoría del Pueblo Bonaerense. LPO adelantó que Vidal había vuelto a una vieja propuesta de dividir el poder de ese organismo para poder ‘pagar’ con cargos a varios sectores políticos. Como estaba previsto, el sillón de Defensor titular quedará para el Esmeralda que promueve a Guido Lorenzino. Le sigue un Defensor General adjunto que será para el Frente Renovador (de propondrá al ex diputado Walter Martello).

A ellos se le sumarán otros dos Adjuntos. Uno será para el Movimiento Evita que llevará el nombre de Javier Ruiz. En tanto, el otro será para el radicalismo que hasta esta noche no lograba definir un nombre. Algunas versiones sostenían que la persona con más chances era Juan Gobbi, un ex diputado bonaerense y ex intendente de Chascomús.

Comentá la nota