‘En la vida para ser creíble es indispensable ser coherente’

La presidenta del PJ local realizó un balance de sus cuatro años de gestión y reafirmó su concepción contraria a las internas partidarias. “Muchos desencuentros y errores hemos cometido confrontando inútilmente, porque no siempre los que pierden acompañan”.
La epístola señala:

Carta abierta a compañeros y vecinos

Quienes me conocen saben que mi militancia en el peronismo es de muchos años, y esta es la primera vez, como presidenta, que integro formalmente el Consejo del Partido Justicialista de Saladillo junto al resto de los compañeros, siendo el más grande orgullo y honor.

Recuerdo que en noviembre de 2004, debían renovarse al igual que ahora, mediante elecciones internas, las autoridades del Consejo de Partido. En ese momento se llevaron a cabo afiliaciones, realizamos una amplia convocatoria y conformamos una lista de unidad. Al no presentarse otra lista (hecho que era posible) no era obligatorio realizar el acto eleccionario, pero por propia voluntad, 1780 compañeras y compañeros se acercaron a nuestra sede y avalaron la lista con su voto. Hecho que se produjo solamente en uno de los 134 distritos de la Provincia de Buenos Aires, el nuestro.

Asumimos en diciembre de 2004, siendo Senadora Provincial, lo que permitió, al estar siempre al lado de la gente, ayudar a resolver afligentes situaciones. Esto lo he hecho siempre, desde cualquier lado, no me lo pueden desmentir. Afiliados, no afiliados y vecinos en general supieron siempre que podían contar conmigo sin haber exigido condición alguna, ellos son testigo.

A partir del 2006, todo se hizo más difícil, ser peronista era casi una mala palabra, muchos compañeros se fueron, no trabajaron, o decidieron tomar otro camino, nosotros nos quedamos, sin apoyo y sin recursos económicos, nos vimos obligados a fijar objetivos concretos y posibles. Manteniendo una identidad bien marcada y como pudimos seguimos adelante.

Aun así, redoblamos esfuerzos, formamos grupos de trabajo para el tratamiento de distintas problemáticas, realizamos relevamientos en los barrios y en el interior, gestionamos en Ministerios correspondientes, obteniendo a veces respuestas satisfactorias, algunas que se canalizaban a través de otras vías y otras que no fueron resueltas. Realizamos donaciones con mucho esfuerzo a instituciones educativas, de ajuares, prendas de vestir confeccionadas por integrantes de las distintas secretarias, organizamos jornadas sobre temas de interés, eventos culturales, disertaciones de autores de libros, festejos por el día del militante (con entrega de medallas a la lealtad), actos por Evita y por Perón, Día de la mujer, acciones coordinadas con concejales y consejero escolar, reuniones en el interior, etc., etc.

Siempre sentí que transitábamos el camino correcto, con transparencia, sinceridad, honestidad y solidaridad.

En lo personal estuve abierta al dialogo, a la búsqueda de consensos, porque es la única forma que conozco de trabajar en política.

Por eso manifesté que aspirábamos a conformar una lista única de unidad por consenso como piden nuestros afiliados y en ello puse todo mi esfuerzo. Muchos desencuentros y errores hemos cometido confrontando inútilmente, porque no siempre los que pierden acompañan.

Pese a las reuniones realizadas, no se logró alcanzar el objetivo de que exista una única lista, por esto ratifico una vez más mi decisión de no participar en estas internas como lo exprese a los compañeros desde un principio. Cumplo así con mi palabra, finaliza mi mandato en diciembre y como debe ser, dejo el cargo, pero nunca la militancia, por supuesto con errores y virtudes. Siempre pensé y sostuve que en la vida para ser creíble es indispensable ser coherente y una vez más lo estoy siendo.

Me permito hacer una reflexión, por supuesto que en campaña surgirán matices distintos, pero lo importante es que todo se desarrolle con madurez, respeto y responsabilidad, teniendo en cuenta ideas superadoras, proyectos realizables y que no se convierta en una confrontación personal que empequeñezca la discusión. Muchos de los compañeros que hoy circunstancialmente están enfrentados, compartieron espacios dentro del Consejo del Partido en años anteriores y tuvieron la oportunidad de cambiar la realidad, seguramente fueron conscientes de que no es tan fácil, y sabemos que se necesita de todos y cada uno de los militantes. Solo así lograremos que el peronismo logre el objetivo de llegar a ser gobierno, anhelo de todos, pero sobre todo, de muchos viejos luchadores, tantas veces postergado.

Tenemos la ineludible responsabilidad de demostrar con hechos, que la política continúa siendo la más noble actividad humana.

Al fin y al cabo, los archivos periodísticos tienen y tendrán los pasos que hemos dado cada uno de nosotros.

A los afiliados, integrantes de partido, a los medios periodísticos y a quien crea que de una u otra manera fue parte de este difícil pero hermoso camino recorrido, muchas gracias!!!

Beatriz Luján Puccitelli

Presidenta del Partido Justicialista de Saladillo

Comentá la nota