Hay vida después de la crisis

Durante los últimos 2 meses se han paralizado la mayoría de las transacciones en curso y, es posible que aquellas que habían superado con éxito las primeras manifestaciones de la crisis, se hayan detenido luego del anuncio de la estatización de los fondos depositados en las AFJP.
Independientemente de ello, la vida y también las transacciones, continuarán.

Las transacciones que podrían estructurarse a partir de la participación de inversores financieros serán las más castigadas, ya que las grandes caídas que han tenido los mercados accionarios externos y locales, ofrecerán a estos inversores oportunidades más simples, más rápidas y más líquidas que involucrarse en una transacción de Fusiones&Adquisiciones. Para los compradores estratégicos, el panorama es algo diferente. Aquellas compañías que tenían en mente una adquisición alineada con su estrategia de negocios, posiblemente puedan continuar con sus planes inalterados. Sin embargo, es esperable que se produzcan también demoras y/o interrupciones en dichos procesos, a la espera de señales más claras respecto a como impactará la crisis en la economía real y, por ende, en sus negocios. Estos jugadores estratégicos sin dudas procurarán que los precios a pagar tengan razonabilidad en los nuevos escenarios.

De continuar las restricciones existentes en el mercado de créditos, es esperable que se desencadenen en el corto y mediano plazo una serie de transacciones sobre aquellas empresas con un elevado endeudamiento y con dificultades serias para refinanciar sus deudas financieras al vencimiento; aquí se podrán dar casos en que se capitalicen ciertas deudas como resultado de una reestructuración de pasivos, u otros en que un tercero más solvente o con mejor acceso al crédito, se haga cargo de las acciones de estas compañías.

Paralelamente, desde el lado vendedor podrán surgir casos de operaciones de ventas en aquellas compañías que registraron una buena performance en los últimos años pero que fueron seriamente afectadas en 2002, y cuyos accionistas no estén dispuestos a convivir nuevamente con los efectos de una crisis, tomando por lo tanto la decisión de desprenderse de sus acciones. Otro aspecto que podría tener impacto importante en la dinámica de transacciones es el plan de blanqueo para la repatriación de capitales anunciado recientemente. El grado de influencia efectiva dependerá de los detalles del plan anunciado. Finalmente, es indudable que la evolución de la situación política nacional y su impacto en la economía, también tendrán una incidencia importante en la cantidad, calidad y monto de las transacciones por venir.

Comentá la nota