Victoria del presidente de Irán en el Parlamento

Su controvertido gabinete, ratificado
TEHERAN.- El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, logró ayer una importante victoria política al conseguir que el Parlamento aceptara a 18 de los 21 ministros que propuso, incluido el de Defensa, Ahmad Vahidi, buscado por la justicia argentina por el atentado contra la AMIA.

Desde que hace 11 días presentó su controvertido gabinete, se especulaba con la posibilidad de que alrededor de una tercera parte de los aspirantes serían rechazados, pero los pronósticos fallaron: pese a las criticas y a la resistencia de algunos de los diputados, Ahmadinejad pudo colocar en puestos clave a un puñado de sus más estrechos colaboradores.

El que mayor apoyo obtuvo de los parlamentarios fue el general Vahidi, a quien Israel y la Argentina acusan de ser uno de los autores intelectuales del atentado que en 1994 mató a 85 personas en la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA).

"Es una bofetada decisiva para Israel", declaró Vahidi, que fue votado por 227 de los 286 parlamentarios. Tras el anuncio del resultado por parte del presidente del Parlamento, Ali Larijani, los diputados gritaron "¡Muerte a Israel!" y "¡Dios es el más grande!".

El Departamento de Estado norteamericano declaró que Irán "da un paso atrás al situar en un puesto importante" a un hombre buscado por la Interpol desde 2007. En tanto, el secretario general de la AMIA, Julio Schlosser, dijo que el nombramiento "representa una provocación más de Ahmadinejad, que se burla de los organismos internacionales".

También con un amplio respaldo fue aprobado para la cartera de Relaciones Exteriores Manoucher Motakki, uno de los pocos que se mantienen en el puesto.

El presidente iraní, además, consiguió ayer que su segundo mandato pasara a la historia como el primero en el que hay una ministra desde la Revolución Islámica de 1979. Un total de 175 diputados dieron un amplio respaldo a Marzieh Vahid Dastjerdi, una ginecóloga que estará al frente del Ministerio de Salud. Sin embargo, el Parlamento rechazó, también por una amplia mayoría, a las otras dos mujeres que aspiraban a entrar en el gobierno.

Comentá la nota