Víctimas del Delito aseguran sentirse "descalificados" por el intendente

Desde la entidad sostienen que "una ONG no puede integrarse a otra". Aseguran que Pulti no valora el esfuerzo que hacen desde hace más de seis años.-

En el marco de la posible creación de una nueva ONG dedicada a tratar el tema de la seguridad -impulsada por el Ejecutivo comunal-, desde la Asociación de Víctimas del Delito y el Tránsito consideran que "no sería posible, ni prolijo" que se adhieran a la misma debido a que "una ONG no puede integrarse a otra". No obstante, aceptaron colaborar y trabajar en red a fin de luchar mancomunadamente contra la creciente ola de inseguridad.

El Ejecutivo comunal reunió recientemente a los Vecinos Autoconvocados de la calle San Juan, a los distintos gremios y cooperativas que nuclean a los taxistas y a los Familiares de Víctimas del Delito, entre otras organizaciones sociales, a fin de crear una ONG "seria, respetable y fuerte", adjetivos considerados por la entidad fundada por Erico Dagati como "descalificantes", en función del trabajo que la misma desarrolla desde hace seis años con su característica "Marcha de Todos", que se realiza el primer lunes de cada mes.

En una carta enviada recientemente al intendente Pulti, los representantes de la Asociación de Familiares de Víctimas del Delito, expresaron: "Queremos hacerle saber de nuestro disgusto sobre sus dichos en la reunión a la que fuimos por usted gentilmente invitados -el día viernes por la noche-, ello al margen del análisis que podamos hacer del encuentro mantenido. Entendemos que su propuesta en esa reunión, la de conformar una ONG, seria, respetable y fuerte, es descalificante de nuestro trabajo y humillante para nuestra moral".

"Estamos seguros de que la ONG que integramos, tiene entidad y méritos suficientes para poder accionar ‘per se’, sólo que no ha contado con la consideración debida de parte ninguna gestión de gobierno. La acción de crear otra ONG, que haga lo mismo que nosotros, es como engendrar un hijo cuando no se cuida al que ya se tiene", añadieron con indignación.

De esta manera, el comunicado, que cuenta con la firma de las autoridades de la institución, Marcela Bravo de Acámpora, Gastón Herrera y Walter Ananía, alude a la falta de apoyo que el Ejecutivo comunal le ha brindado a la entidad durante sus largos años de lucha contra la inseguridad en Mar del Plata.

Tras criticar fervientemente la propuesta de "empezar a trabajar desde cero", borrando el esfuerzo de decenas de integrantes de Familiares de Víctimas del Delito, la entidad añadió en su carta al intendente: "No es impulsando la creación de nuevas Organizaciones No Gubernamentales que se solucionan los problemas, ni se para la violencia y la muerte. Ese objetivo se logra cuando, mediante un interés, serio se acompañan las iniciativas que desde el común de los ciudadanos se acercan a los funcionarios, y demás actores que tienen alguna responsabilidad en la modificación de la realidad, y por algún motivo no lo hacen".

Uno de los grandes inconvenientes que afrontó –durante sus orígenes- la entidad que marcha cada mes por el centro de la ciudad, fue el de encontrar una sede para funcionar como tal en la ciudad. Según informaron, cuando Pulti asumió el cargo en diciembre del 2007, la ONG le planteó esta dificultad, pero no obtuvieron una respuesta concreta.

En ese sentido, en la carta denunciaron: "Nuestras necesidades incluían algún lugar ocioso que el municipio tuviera, en donde poder instalar una sede; que también se nos facilitara el asesoramiento de un abogado penalista; que pudiéramos disponer de atención sicológica; obtener algún tipo de subsidio para gastos elementales, y además la gestión de un debate a nivel municipal entre la policía distrital, el Poder Judicial y entidades de Derechos Humanos relacionados con la minoridad. Luego, nos reunimos para el 7 de julio del pasado año, y ya no volvimos a tener contacto hasta el 8 de abril de este año, pedido de entrevista mediante".

Sobre el cierre del documento, se dejó por escrito un llamado a la reflexión para el propio jefe comunal. "Le pedimos que por un instante se ponga en nuestra piel.

¿Qué sentiría? Tal vez lo mismo que nosotros. O tal vez peor. Es por eso que el cansancio muchas veces nos embarga y reaccionamos pensando en voz alta, con palabras que no querríamos pronunciar. No es fácil para nosotros, que sabemos lo que es perder a un ser querido, pensar que si se nos hubiese escuchado y acompañado, se podrían haber evitado los castigos recibidos por nuestros abuelos y seguramente también muchas de las últimas muertes, además de otros delitos.

Sólo tenemos el consuelo de haberlo intentado. No obstante, no pretendemos cambiar su concepto sobre nosotros, sólo expresar que nos parece injusto", completaron.

De todas formas dejaron en claro que continuarán trabajando como hasta ahora, "sin descanso para el bien común" y "persistiendo en la búsqueda de soluciones". "No perdemos la esperanza de que éste sea el momento en que gane la justicia, y que se nos dé el mismo tratamiento que a otra posible ONG que pueda impulsarse desde el Ejecutivo (a la que no nos oponemos y auspiciamos como forma de participación), y así de una vez por todas empecemos a conseguir que nuestras propuestas se hagan realidad", concluyeron.

Comentá la nota