"Soy víctima y beneficiario de mi apellido"

"Soy víctima y beneficiario de mi apellido"
Ricardo Bussi, candidato a senador por Fuerza Republicana. El legislador reconoce el peso de ser hijo del ex gobernador Antonio Bussi. Justifica su renuncia al Senado. Simpatía por Reutemann
PROFESION: abogado.

HOBBY: practicar fútbol y leer (el último libro es una biografía sobre San Pablo).

EDAD: 46 años.

FAMILIA: tiene tres hijas (entre 19 y 12 años) y está de pareja con Natalia Terán Nougués.

Ricardo Bussi asegura que no toma mucho mate, pero recibe a LA GACETA con uno en la mano. Es plateado, con el logo de una marca de autos y la inscripción "Alperovich SRL" en azul. "Lo muestro antes de que le saquen la foto", aclara veloz, conocedor de las dobles lecturas.

El candidato a senador parece disfrutar del juego de los apellidos. "En Fuerza Republicana, el resultado lo define la marca Bussi, no las deserciones o las incorporaciones. Es como el PJ: no importa quién sea su candidato, puede llevar a un radical o al más encumbrado peronista", asevera al punto de reconocer que ésa es su principal ventaja. Así se evidencia en el voto del 28, donde su nombre apenas es legible y su apellido ocupa casi todo el espacio.

"Soy una víctima y un beneficiario del sello Bussi, son las dos caras de la moneda. A él le debo los cargos que ocupé y ocuparé, pero también sufro el rencor y los resentimientos de quienes no entendieron que hay que mirar hacia adelante y no sólo hacia atrás, que es un dispendio enorme de energía. Hay mucho miedo a mi apellido; lo puedo entender respecto de mi padre (Antonio Bussi), pero no acerca de mí. Tengo buena relación con los legisladores opositores, pero no rompen las barreras que se impusieron ni los grandes prejuicios que tienen; no hablamos antes de las sesiones y ni siquiera hay contactos entre nuestros asesores", se lamenta.

Su voz se oscurece al hablar de la renuncia de su hermano, Luis José Bussi, a FR. Reconoce que esa decisión le impactó profundamente: "el Gobierno coptó a mi hermano, hay mucha tentación económica y nos roban referentes con plata. Me dolió muchísimo, me enteré por LA GACETA que se había ido y no hablo con él desde entonces, sí con mi padre día por medio. En FR hubo muchos suicidios políticos, pero nunca he visto uno tan rápido como el suyo, lo que se evidenciará en las próximas votaciones en la Legislatura, con cambios en sus posiciones". También vinculó la partida de la senadora Delia Pinchetti de Sierra Morales (hoy en Unión PRO-Federal) a juegos de dinero.

"Esos golpes me deprimen tres o cuatro días. Hago mi luto, salgo a la calle y me recompongo con el afecto de la gente. El psicoanálisis también me ayuda", agregó.

El legislador afirma que se producirá un arrastre a su favor y que llegará a los 120.000 votos, tres veces más que los obtenidos por FR en 2007 ("tuvimos una elección bastante pobre", admite), lo que le permitirá ser segunda fuerza, consagrarse senador y obtener una diputación. "La gente va a votar a quien le pueda hacer frente al oficialismo: Bussi-Alperovich o Bussi-Kirchner", dice.

Tiene experiencia en el Senado, donde ocupó una banca entre 2003 y 2007, cuando renunció pese a que le quedaban dos años de mandato. Afirma que su decisión fue la más acertada ante el desorden existente en el seno de FR y la necesidad de ordenar al partido. "Las decisiones se toman según la coyuntura. Hoy tengo la tranquilidad de poder ir a cumplir con mi trabajo en Buenos Aires, porque la conducción es unívoca e indivisible y nadie va a estar tironeando el sillón", sostiene.

Crecimiento personal

"Me siento más maduro, más adulto políticamente, más seguro y convencido de la pelea que estoy dando. El acierto de FR es centrar su discurso en la agenda de la gente y no en la de los políticos. El proyecto del servicio militar obligatorio tuvo una enorme acogida en la sociedad y es muy rechazado por los políticos, que lo repugnan. Esta es la campaña electoral más pobre de los últimos tiempos", señala.

Bussi desafía a cualquier tucumano a que nombre cinco legisladores o dos diputados. "Nadie los conoce. La Legislatura está deslegitimada y perdió su función. La mitad de los temas fueron expropiaciones, cuando a la gente le interesa saber cómo hacer para llegar sana y salva a su casa, tener una escuela al servicio del empleo, confiar en la Policía, tomar un mate en la vereda. Pero todo lo que se sanciona es sobre negocios, compra de empresas por los amigos del poder, o call center", protestó.

Más allá de lo que pase el 28, Bussi ya piensa en 2011. Aclara que no será candidato a gobernador, y confiesa que, de los posibles presidenciales, Carlos Reutemann es con quien más se identifica. "Demostró ser honesto, trabajador, serio, no se preocupó por acumular poder, austero, tranquilo y respetuoso de las normas. No es por su trayectoria peronista ni mucho menos, porque el peronismo le hizo mucho daño a las instituciones y es el máximo responsable de la decadencia argentina", puntualiza, y asume que darle el mote de "gorila" no sería del todo inapropiado.

"Somos un partido político con clara identidad y estructura provincial. Otros recurren a figuras del campo o hicieron mescolanza tan inverosímil y heterodoxa que nadie los entiende", concluye.

Comentá la nota