Vicios en el presupuesto del Poder Legislativo

Economistas consideran que no se puede incorporar una deuda de un ejercicio vencido como recursos para otro año. Aseguran que no hay ilegalidad, pero no se respetan herramientas conceptuales básicas del presupuesto.
Economistas consultados por este medio consideraron que existen vicios en el presupuesto legislativo que obtuvo media sanción de la Cámara de Diputados a partir del dictamen elaborado por la oposición. Opinan que la deuda que el Ejecutivo tiene por el edificio de la Legislatura provincial no puede incorporarse como recursos de libre disponibilidad para el año próximo.

A pedido del Poder Ejecutivo, el interbloque aprobó una disminución de 20 millones en el presupuesto para el Poder Legislativo del año próximo, ya que se había incrementado en un 37% en comparación con el que estuvo vigente este año. Sin embargo, agregó una cláusula por la que incorpora una deuda del Poder Ejecutivo, correspondiente al ejercicio 2007, por 15,7 millones de pesos que deberá ser cancelada en el próximo año. La deuda se distribuye en 6,5 millones de pesos para la Cámara de Diputados y en 9,2 millones para la Cámara de Senadores.

También se agregó un artículo al presupuesto de la Legislatura provincial por el que fija la deuda, pero, además, dispone que esos montos ingresen a la Cámara como recursos de libre disponibilidad, es decir que podrían tener cualquier destino menos la inversión en el edificio. El eje de la polémica es que 4 millones de esa deuda corresponden a bienes de capital porque correspondían a recursos comprometidos para la construcción del nuevo edificio de la Legislatura. El Ejecutivo nunca transfirió esos fondos y el edificio tampoco se construyó. Para el presupuesto del año próximo la obra desapareció de escena porque en el caso de la Cámara baja sólo contempla $ 1,1 para las erogaciones de capital e incrementó el monto para los gastos corrientes. Pero además el artículo sexto otorga los famosos superpoderes porque permite a los presidentes de ambas cámaras realizar transferencias entre las partidas presupuestarias de gastos corrientes y de capital.

Economistas consultados por este medio consideraron que no existe una ilegalidad pero sí hay vicios en la presentación del presupuesto, porque no se respetan elementos conceptuales básicos para la elaboración de un presupuesto. En este sentido explicaron que, salvo por alguna situación de emergencia -un problema sanitario, un terremoto u otra similar-, no es posible incorporar recursos de capital (para inversiones) como si fueran para gastos corrientes.

Por otra parte, aseguran que la deuda por transferencias no enviadas en un determinado ejercicio no pueden considerarse como recursos para otro año. En ese caso correspondía que las autoridades de la Cámara reclamaran por las partidas adeudadas durante ese año. "Es como si la provincia hubiera incorporado en su presupuesto de todos los años la deuda que la Nación tiene por la construcción del dique El Bolsón", ejemplificó uno de los especialistas consultados.

Además, indican que el presupuesto de gastos de la Legislatura deben presentarse en función de la previsión de recursos con los que contará efectivamente.

Por otro lado, desde otra perspectiva, el diputado Mario Perna acotó que la iniciativa viola la ley de Responsabilidad Fiscal que la misma Legislatura le exige al Poder Ejecutivo que cumpla. Según el artículo 15 de la normativa no se podrán aprobar modificaciones presupuestarias que impliquen incrementos en los gastos corrientes en detrimento de los gastos de capital.

Comentá la nota