Vicente Lopez El Consejo Escolar que se viene Unión Pro no descarta un acuerdo con los radicales críticos

Paula Tortarolo, recientemente electa, señaló que su espacio mantuvo conversaciones con los consejeros Di Martino y Schneider para ver "si podemos armar un equipo que trabaje bien". Y aceptó que la futura presidencia también depende de la definición de autoridades en el Concejo Deliberante.
Del relevamiento en colegios que realiza junto a Silvia Romero destacó los problemas edilicios.

Si a partir de los resultados de las últimas votaciones la paridad de fuerzas en el Concejo Deliberante dará un giro considerable, en el Consejo Escolar será de 180 grados debido a que los cuatro consejeros que asuman en diciembre – la mitad de su composición – serán de la oposición.

Paula Tortarolo secundó a la peronista disidente Silvia Romero en la lista ganadora, la de Unión Pro. Está especializada en el área técnica de informática y comenzó militando en la UCR; hace dos años migró al PRO de la mano de Fermín Lencina, consejero que fue electo edil.

Consultada por la situación actual del Consejo deslizó que "no está del todo ordenada". Cabe recordar que la oposición denunció en varias oportunidades sobreprecios en obras. Pero a futuro, la dirigente es optimista: "Con la renovación será más participativo, ya que además de Unión Pro entran dos personas del Acuerdo Cívico y Social".

Para obtener la presidencia, hoy en poder de la oficialista Susana Parodi, son necesarios como mínimo 4 votos. "Si hay un empate, el partido ganador es el que desempata, por ley es la persona de mayor edad, en este caso Silvia Romero", indicó.

Respecto a la postura de su espacio, si bien aclaró que la decisión también está sujeta a las conversaciones en el Concejo Deliberante, no descartó ninguna hipótesis: que las autoridades estén encabezadas por el ganador de las elecciones, consenso con el Acuerdo Cívico – hoy algo lejano - o con el oficialismo crítico.

En este sentido reveló que "hasta el momento tuvimos conversaciones con consejeros que ya están en funciones, específicamente con Gustavo Di Martino y Schneider, para ver si podemos armar un equipo que trabaje bien". El radical Di Martino, casualmente, algo alejado de Enrique García es uno de los nombres que suena con más fuerza para la presidencia.

En otro orden, sobre el relevamiento de escuelas que están haciendo con Romero mencionó, "tenemos intención de hacer un informe con todas las necesidades pendientes". En estas recorridas, según manifestó, el problema más recurrente es de infraestructura. Asimismo, dijo que "en informática detectamos que si bien el gobierno nacional y comunal donan computadoras, muchas veces no existen conexiones eléctricas adecuadas".

Comentá la nota