SAN VICENTE | GESTIÓN Di Sabatino señaló que el arcurismo y el goyismo "deben tener grandeza"

En una entrevista exclusiva concedida a Info Región, el intendente de San Vicente volvió a cargar contra sectores de la oposición. "Tienen que entender que es mejor trabajar juntos que peleados", apuntó Di Sabatino. Además, aseguró que "no es momento" para hablar sobre su reelección en 2011.
El intendente de San Vicente, Daniel Di Sabatino, volvió a castigar duramente a la oposición, remarcó que tanto el arcurismo como el goyismo "deben tener grandeza" para acompañar a su gestión y los criticó por hacer acusaciones "por ignorancia o mala fe". Además, en una entrevista concedida en exclusiva a Info Región, el Jefe Comunal hizo un repaso sobre sus dos primeros años de gestión y recalcó que "no es momento" para hablar de una reelección en 2011.

-¿Que año político espera para el distrito?

- Este año es de pura gestión. La política tendrá que ver con la acción de gobierno, vamos a estar mucho más tranquilos en todos los aspectos. Hemos logrado dar un salto muy importante después de dos años muy duros. El primer año sirvió para ordenar la gestión, el segundo para mejorar la recaudación y para dar por finalizada una etapa de inversión muy fuerte en salud y en seguridad, que eran las prioridades. En este nos vamos a dedicar muy fuerte a servicios y avanzar en cultura, deportes, esparcimiento y trabajo social en los barrios.

-¿Cuáles son los logros políticos que pudo alcanzar desde su asunción en diciembre de 2007?

-Hoy vivimos una situación política más conveniente, mejorada, que tiene que ver con tener el doble de concejales, con que la oposición no tenga los dos tercios del Concejo Deliberante, con que tengamos al presidente del Cuerpo –Darío Nelson- y un bloque justicialista, respondan o no los arcuristas. Tenemos un bloque del PJ, formalmente tenemos representación en el Concejo, algo que no es un tema menor

-La relación con la oposición siempre fue tirante. ¿Puede llegar a cambiar este año?

-De mi parte siempre están abiertas las puertas. El arcurismo y el goyismo tienen que tener grandeza para entender que es mejor trabajar juntos que peleados. Cuando iniciamos los primeros actos de gobierno los concejales tuvieron invitación directa para que sepan cuál era el proyecto pero el arcurismo nunca concurrió. El goyismo sí, pero el concejal Julio Goya, que fue restituido por mi gestión, con estrategia política y jurídica propia, decidió jugar en contra. Además, es una vergüenza que no hayan votado a las autoridades del Concejo que democráticamente se habían elegido. El que gobierna es el que conduce el Cuerpo, algo que no había ocurrido cuando yo había asumido. Cometieron un error.

-¿Condiciona al oficialismo que el arcurismo no reconozca al presidente del bloque del PJ, Enrique Tomassi?

-Para nada, serán un sub-bloque o se irán con el PRO que es de donde vienen. Pretenden ser PJ, conducción del bloque, habiendo siendo, Silvia Fernández, apoderada de la lista del PRO. Desde la ética política hasta merecen una sanción en el Concejo o una sanción moral aunque más no sea. No aceptan haber perdido, que no son más gobierno. Pensaban otras cosas, no las consiguieron aunque no pienso más en ellos.

-El arcurismo dice que va a pelear en las internas del justicialismo ¿Qué opinión le merece?

-Tanto el arcurismo como el goyismo han tenido una constante actitud tránsfuga. Han ido de un lado a otro, se han cambiado de partido y de sectores. Que compitan en la interna me parece lo mejor. No lo hicieron en 2008 porque sabían que perdían, bueno, que vayan en la próxima, no hay problemas.

-A pesar de que faltan dos años, en algunos distritos se van definiendo las candidaturas y el intendente de Avelleneda, Jorge Ferreraresi, ya anticipó que quiere competir en 2011. Usted ¿va por su reelección?

- No es un tema que hoy tenga como preocupación. Estoy tratando de que esto no afecte, faltan dos años y hay que trabajar, trabajar y trabajar. Después se decidirá quién es el mejor candidato, no es mi preocupación. Lo que sí, el candidato tiene que salir del proyecto que conduzco, por lo tanto tengo responsabilidad de que se repita el triunfo.

- ¿Se debe alguna autocrítica en estos dos años de gestión?

- Muchas. Lo que menos hacemos, y hablo a nivel de todos los que conducimos el Municipio, es pensar que realizamos todo bien. Indudablemente se cometen errores, todos los días hay que reflexionar pero no tenemos la soberbia de creernos iluminados. Necesitamos y tenemos el acompañamiento del pueblo, cuando alguien plantea los problemas es porque son reales. De todos modos, tenemos una deuda pendiente con los barrios. Nuestro equipamiento vial es el mismo que hace dos años pero más roto. Ahora estoy trabajando sobre una evaluación de precios para comprar maquinaria, es una asignatura pendiente. Hemos incorporado diez camiones usados desde la Municipalidad de Ezeiza que nos sirven para trabajar así que los servicios se van a ir mejorando.

-¿Cuáles son las obras que se van a realizar este año?

- Tengo por descontado que será un año con muchas obras. Nunca tuve dudas de que las obras que el gobierno nacional y el provincial tenían comprometidas se iban a realizar. Este mes definiremos la obra de cloacas, son 18 mil metros de tendido, cerca de mil conexiones domiciliarias por casi siete millones de pesos que indudablemente va a mejorar la vida de los sanvicentinos. También comenzará a construirse la unidad sanitaria del barrio "Santa Ana", que es el más populoso del distrito y en el cual los vecinos tienen que hacer muchos kilómetros para atender urgencias o hacerse un control. Con la unidad en el lugar vamos a dar un salto de calidad.

- Desde la oposición hubo algunas quejas sobre la transparencia en el manejo de las cooperativas del plan "Argentina Trabaja" ¿Cómo se está trabajando en el tema?

- Si plantean dudas lo hacen por ignorancia o mala fe. Es sencillo, las nuevas cooperativas están bancarizadas y las viejas están al 90 por ciento de bancarización. Cada cooperativista retira su dinero de los cajeros, no hay una sola denuncia de clientelismo o corrupción. Sí es verdad que, porque es un grupo de personas que no tiene calificación profesional o costumbre de trabajo, hay que ir llevándolos de a poco pero este programa no es solo para prestar un servicio sino que significa inclusión social, que la gente se califique y cumpla un horario de trabajo. Gradualmente vamos a ir mejorando su funcionamiento y vamos a tener que ocuparnos mucho. Las cooperativas van a ser revolucionarias por las prestaciones y a eso hay que sumarle que el cambio económico que han generado en el distrito. Hay millones de pesos que no se gastaban y hoy los comercios lo están viendo.

Comentá la nota