SAN VICENTE | GESTIÓN Polémica por la renuncia de la cúpula de Salud

La renuncia del secretario de Salud de San Vicente, Daisaku Yamago, levantó una nueva polémica entre el oficialismo y la oposición en el distrito ya que mientras que desde el gobierno comunal aseguran que el hospital Ramón Carrillo funciona normalmente, desde la Coalición Cívica y el PJ hablan de “anarquía”. “Sólo hubo alguna descoordinación, todo sigue bien”, salió a aclarar el secretario General del municipio, Alejandro Martins.

La renuncia del secretario de Salud de San Vicente, Daisaku Yamago, levantó una nueva polémica entre el oficialismo y la oposición en el distrito debido a que mientras que desde el gobierno del intendente Daniel Di Sabatino aseguran que la partida del funcionario “no afecta” el funcionamiento del área, desde la Coalición Cívica y el PJ hablan de “anarquía” en el sector.

El lunes por la tarde, Yamago junto con la subdirectora del hospital municipal Ramón Carrillo, Susana Caballero, y Jesús Salgueiro, que estaba a cargo de las salas periféricas, presentaron sus dimisiones al Departamento Ejecutivo. En tanto, la titular del nosocomio, Olga Goñi, continúa en su cargo a pesar de que se encuentra con licencia por “motivos personales”.

Según el secretario General del distrito, Alejandro Martins, “hubo una falta de coordinación entre todos los sectores pero nada más” aunque dejó entrever alguna crítica hacia los ahora ex funcionarios al sostener que “los resultados a veces no terminan siendo los que uno piensa”.

“El tema de salud es muy complicado y por eso hacemos mucho hincapié. Lo que hubo son algunas cuestiones que no coincidían con las formas de llevar adelante al hospital. No hubo dramatismo ni ninguna renuncia violenta o un portazo. Nosotros tenemos un pensamiento distinto a la de este grupo, es simple”, insistió.

No obstante, desde la oposición la queja que más se escucha corresponde a quien se hará cargo de la dirección del centro de salud luego de la dimisión de Yamago y de la licencia de Goñi ya que en un primer momento corrió la versión de que el secretario del Concejo Deliberante e hijo del Intendente, Lucas Di Sabatino, estaría al frente de esta tarea.

De todos modos, el propio Martins desmintió dicha especulación y dejó en claro que él mismo es el encargado de conducir el funcionamiento del hospital.

“Estoy a cargo de la parte de despacho y Lucas está colaborando, dando una mano. De la parte administrativa me encargo yo y en la parte médica está colaborando Guillermo Gaetani, quien también está ayudando en la Secretaría”, apuntó.

Sin embargo, desde la Coalición Cívica señalan que “la situación en Salud es de anarquía total”. “Queremos saber qué es lo que realmente está pasando. Las renuncias dejan claro que no hay una política en una sola dirección y que las cosas en el área no andan bien. No puede ser que quien dirija al hospital sea una persona que no es médica”, cargó el titular de esa bancada en el Concejo, Rodolfo Canos.

Además, adelantó que junto con el PJ, están evaluando convocar esta semana a una sesión extraordinaria para interpelar al Jefe comunal para que brinde explicaciones acerca del caso.

En tanto, aunque el lunes varios concejales recorrieron el hospital junto a Martins, desde el PJ también alientan la interpelación aunque minimizan las chances de poder conseguirlo debido a que la oposición no cuenta con mayoría propia en el Concejo.

“Se están manejando muy mal las cosas pero no creo que nos alcance para sentar a Di Sabatino en el Concejo”, confió una fuente del bloque.

Con todo, Martins salió ratificar que el funcionamiento del hospital “sigue igual” y reiteró que “no afectó en nada la renuncia de los funcionarios”.

“Seguimos como siempre, trabajando duro y humildemente. Antes de ayer hubo dos operaciones así que el hospital está bien, la gente puede venir sin problemas. Estamos analizando quién será el reemplazante de Yamago aunque no hay un nombre todavía”, concluyó.

Comentá la nota