SAN VICENTE | CONCEJO DELIBERANTE Nelson criticó la postura de la oposición en el tratamiento de la rendición

El edil oficialista de San Vicente justificó el modo de administrar los fondos municipales del gobierno de Daniel Di Sabatino y disparó contra la oposición por elevar la documentación presentada por el Ejecutivo sin expedirse al respecto. "Las cuentas están bien pero ellos no quieren reconocerlo", se quejó.

El concejal del bloque del Partido para la Victoria en el Concejo Deliberante de San Vicente Darío Nelson defendió ayer el modo como el gobierno de Daniel Di Sabatino administró los fondos municipales durante 2008 y criticó a la oposición por elevar la documentación al Tribunal de Cuentas de la Provincia sin un pronunciamiento.

Según el edil, la decisión del sector se debió a "una cuestión política" vinculada a la campaña electoral y no al resultado de "un verdadero análisis de la información" presentada por el Ejecutivo. "Las cuentas están bien pero ellos no quieren reconocerlo", acusó al tiempo que marcó lo peligroso de que el Cuerpo deliberante "no cumpla con su responsabilidad de control".

En este sentido, recordó que "los concejales deben controlar las cuentas" y expedirse "a favor o en contra, según lo consideren a partir de su análisis" y no "hacer una tontería como la que se hizo". "La verdad es que no se entiende y terminó siendo algo bastante ridículo lo que sucedió", agregó en declaraciones a este medio.

En el marco de una sesión especial el Concejo resolvió el viernes elevar la rendición de cuentas al órgano de fiscalización sin rechazar ni aprobar el expediente remitido desde el Ejecutivo comunal.

La decisión fue repudiada por el oficialismo –que hoy cuenta con apenas tres ediles-, mientras que desde la oposición justificaron su postura con el argumento de que se trató de un "gesto más político que técnico".

De este modo será el Tribunal el que determine si la administración de los recursos comunales cumplió en 2008 con lo programado en el presupuesto.

Lo que está claro es que, más allá de la intencionalidad del resto de los bloques de no darle la aprobación parlamentaria como pretendía el Intendente, la rendición no corre ningún tipo de peligro desde el punto de vista jurídico y está en condiciones de ser enviada al organismo de control.

Sobre este punto, Nelson consideró que "eso es lo más importante" y estimó que finalmente será "el propio Tribunal el que determine que las cosas se están haciendo bien".

"Nos deja tranquilos, sabemos que puede haber algún tipo de objeción política pero no respecto a la administración en general. Lo mejor hubiera sido que los concejales cumplieran con el rol para el que fueron elegidos, aunque no quedó otra opción que ésta", completó.

Comentá la nota