SAN VICENTE | CONCEJO DELIBERANTE El Cuerpo volvió a decirle no a los “superpoderes”

El Concejo ratificó la decisión tomada a fines de 2008, cuando se trató el Presupuesto previsto para este año, y volvió a derogar la iniciativa de asistir al intendente Daniel Di Sabatino con la facultad de reasignar partidas por segundo año consecutivo. La Coalición, el goyismo y el arcurismo se opusieron al pedido, y sólo el oficialismo acompañó.

El Concejo Deliberante de San Vicente ratificó ayer su decisión de no entregarle al intendente Daniel Di Sabatino la facultad de redireccionar fondos entre partidas por segundo año consecutivo.

La iniciativa de derogar los denominados “superpoderes”, que ya había sido rechazada a fines de 2008 cuando se trató el Presupuesto para este año, recibió esta vez el respaldo de 13 ediles de los 16 que tiene el Cuerpo.

El jefe Municipal ahora tiene sólo dos alternativas: respetar la decisión del Concejo o recurrir a la figura de “conflicto de poderes” y llevar el tema a la Suprema Corte de Justicia.

Tras la sesión, el presidente del bloque oficialista, Darío Nelson, reconoció que “esa es una posibilidad”, aunque aclaró que “la decisión deberá tomarla Daniel (Di Sabatino)”.

“Nosotros, como lo dijimos en el recinto ahora y antes, estamos convencidos de que no entregarle a este Gobierno algo con lo que sí contaron las gestiones anteriores es poner palos en la rueda. Sin embargo, sólo el Intendente puede decidir si se debe llevar este tema a la justicia o no”, puntualizó el edil.

En la previa no había dudas respecto a que las bancadas de la Coalición Cívica y el Frente para la Victoria se mantendrían firmes en su determinación de no renovarle a Di Sabatino la potestad de reasignar partidas.

A priori, todo indicaba que también el PJ “arcurista" ratificaría su decisión (como lo había hecho un año antes y como finalmente lo volvió a hacer) de no asistir al mandatario con ese privilegio. Sin embargo, las amenazas realizadas por Nelson días antes (de exigir desde la conducción partidaria que sean orgánicos) y el silencio al que se llamó el espacio pusieron un manto de duda respecto a la conducta que se tomaría a la hora de la votación.

“Esas intimaciones no hicieron eco para nada. Nosotros nunca dudamos y nos mantuvimos siempre con la misma idea que teníamos en diciembre”, remarcó la titular de la bancada justicialista, Silvia Fernández, luego del encuentro.

“Se trata de una facultad de control que el Cuerpo no puede delegar si quiere cumplir con la tarea que nos han encomendado aquellos que nos eligieron como sus representantes”, agregó.

El debate en torno a esta cuestión, que calentó la escena política del distrito durante los primeros meses del año, comenzó en diciembre último, cuando se aprobaron en el Presupuesto para 2009 tres modificaciones sustanciales en el proyecto que había sido enviado desde el Departamento Ejecutivo.

Un punto derogaba los “superpoderes” (permiso para mover fondos entre partidas y para modificar el organigrama municipal y la planta de personal) que se proponían renovar; mientras que el otro punto imponía una cláusula para reconocer a los médicos que trabajan en el distrito con una compensación económica determinada por su título.

De los dos, el que más preocupó a Di Sabatino fue la negativa a revalidar la facultad para cambiar partidas, y por ese motivo en los primeros días de enero vetó la decisión del Concejo.

Dando curso legal a la situación, se convocó a una nueva sesión (la de ayer) en la que el arco opositor necesitaba contar con el respaldo de dos tercios del Cuerpo para revalidar las derogaciones.

Comentá la nota