El Vicegobernador también cerró los caminos

El gobierno en pleno salió ayer a atacar la protesta de los autoconvocados, tal vez con la esperanza de abrir al menos una fisura entre los trabajadores del Sistema Provincial de Salud. Además de los tres ministros que hablaron, también salió a dar sus argumentos el vicegobernador interino, Sergio Mansilla, quien siguió en la misma postura que expone diariamente el gobernador José Alperovich.
"Debemos ser coherentes como hasta ahora. No podemos ofrecer algo que no podemos pagar. No queremos pasar por circunstancias que ya pasamos en Tucumán", sostuvo.

En cuanto a los puntos de la propuesta realizada por el gobierno y que sistemáticamente es rechazada por los profesionales y empleados autoconvocados de la sanidad "se mantienen", al mismo tiempo aclaró que "los 20 puntos en la base de cálculo no son 20 pesos, uno escucha a los referente de los autoconvocados decir 20 pesos, no es así son 20 puntos en una base de cálculo de 250 puntos que rige el Sistema Provincial de Salud", expresó Mansilla.

El funcionario admitió que esta cifra ocasionaría una erogación importante para las arcas provinciales. "Es casi un 10 por ciento de aumento salarial, estos 20 puntos en la base de cálculo significan 1,5 millón de pesos mensuales que debería tener Tucumán, de acá en adelante, para darle ese aumento".

"Porque decir 20 pesos es decirlo en forma irónica o como una cifra irrisoria y no es así algunos cobrarán 20, otros 40, 70 y hasta 200 pesos de aumento, es la propuesta que hizo el gobierno y la viene manteniendo a lo largo de toda la reunión", indicó.

El martes, los representantes de los trabajadores movilizados dieron a conocer la existencia de algunas amenazas que habrían recibido los médicos, situación que Mansilla dijo ignorar.

"No tengo conocimiento de eso. No tenemos información de lo que ellos están manifestando", acotó, sin embargo si admitió que "en algunos hospitales hay problemas porque hay médicos, enfermeros y administrativos que quieren trabajar y no los dejan", situación que "específicamente pasó en el Hospital de Aguilares. Hay personal administrativo y de limpieza que quiere cuidar el nosocomio, que inauguró la Presidenta hace poco menos de dos años", dijo en el contacto con la prensa.

Comentá la nota