El vicegobernador, hiperactivo, también se mete en la crisis del agua potable

Cristian Racconto, a cargo de la gobernación desde anoche a las 21:30 por otro viaje de Celso Jaque, no pierde el tiempo: ordenó una reunión en el ministerio de Infraestructura con el fin de buscar soluciones en el corto plazo a la falta de agua. Sostiene que, además, se ocupó del endeudamiento.
El problema del agua potable y el saneamiento de los líquidos cloacales que tanto preocupa a los vecinos del Gran Mendoza ha sido en las últimas horas uno de los temas sobre los que debido intervenir Cristian Racconto, desde la noche del miércoles a cargo de la gobernación.

"Desde anoche a las 21 o a las 21:30 estoy a cargo de la gobernación de la provincia, por eso me metido de lleno a trabajar, primero en el tema endeudamiento y en segundo lugar para buscar soluciones de corto plazo para el grave asunto del agua potable por el cual se ha decretado la emergencia operativa del sistema", confirmó.

En ese sentido, informó que "en horas de la mañana de este jueves me comuniqué con el interventor de Obras Sanitarias –Dávila- y ordené una reunión en el ministerio de Infraestructura para ver cómo empezamos a dar pasos firmes para mejorar la prestación del servicio", sostuvo.

Además reconoció que en ese tren de buscar soluciones al problema de la provisión de agua potable en el Gran Mendoza, "la responsabilidad del Gobierno es importante porque hace cuatro meses que hemos intervenido la empresa Obras Sanitarias y nos quedan ocho por delante, que implican un enorme desafío para ver cómo avanzamos rápidamente en la regularización de la empresa", apuntó.

Por la emergencia declarada ayer por instrucciones del mismo Jaque, la semana próxima se reunirá por primera vez la comisión de crisis que entenderá sobre la problemática de la provisión del agua potable que se ha centralizado en el distrito de Dorrego en Guaymallén y que ha concitado al convocatoria espontánea de los vecinos ,que ya llegaron a buscar la atención de los medios nacionales que hacen guardia en el Hospital Italiano en espera de novedades por la salud de Sandro.

En tanto, reconoció que durante la madrugada del jueves estuvo trabajando "denodadamente" con el fin de que se consiguiera el conocido consenso en Senadores por el cual se aprobó un endeudamiento por unos $ 380 millones.

"Si bien no son los $ 420 millones originales tampoco son los $ 300 o los $ 320 que proponía la oposición. El promedio se ha conseguido en parte para darle un marco de seriedad a la deuda que tomará la provincia y que necesita realmente, y por el otro es de gran valor el esfuerzo que han hecho todas las partes para bajar al máximo el compromiso que tomará la provincia", consideró.

Comentá la nota