El ex vicegobernador Carlos Bassanetti criticó al Gobierno por el convenio con los chinos

En una nota enviada a los bloques legislativos, el ex vicegobernador Carlos Bassanetti, puso en el tapete la validez del proceso elegido por su ex compañera de fórmula, Fabiana Ríos, para la concreción del contrato con la empresa de capitales chinos por la instalación de la planta de metanol. "Cuando el Gobierno negocia de forma directa los bienes públicos, la sociedad tiene derecho a sospechar que el Gobierno es corrupto", sostiene en la misiva. Agrega que, en el contexto de lo secreto de la operación, "es claramente discutible la razonabilidad del precio fijado a tales bienes, la actuación del Gobierno ya resulta manifiestamente incompatible con los principios de la confianza de la ciudadanía".
La nota tiene fecha del 06 de Agosto y sostiene textualmente:

"Cuando el Gobierno negocia en forma directa bienes públicos, la sociedad tiene derecho a sospechar que el Gobierno es corrupto.

Cuando esos bienes, además, son recursos esenciales, estratégicos, la sospecha, con razón, se agiganta.

Cuando se suma que las que las tratativas son llevadas adelante en forma secreta, y así mientras la comunidad debate sobre la conveniencia de la contratación, se firma la aceptación de la oferta en la intimidad de despachos ignotos, la sociedad ya tiene derecho a vituperar a sus representantes.

Cuando, en ese contexto, es claramente discutible la razonabilidad del precio fijado a tales bienes, la actuación del Gobierno, ya resulta manifiestamente incompatible con los principios que fundan la democracia y la república.

Afectadas en lo más hondo las instituciones, la primera preocupación debe atender a la recuperación de la confianza de la ciudadanía.

La legislatura tiene una nueva oportunidad para actuar en tal sentido, sin poner en riesgo la posibilidad de concretar la industrialización, en la Provincia, de nuestras regalías gasíferas.

Variaron sustancialmente las circunstancias que llevaron a autorizar la contratación y no fueron cumplidos los condicionamientos impuestos.

Cabe, entonces, someter la oferta económica en trato, por lo menos a puja pública. Tal vez otros la mejore, ¿quién sabe?, a lo mejor hay quien paga algo más por nuestro gas; o a lo mejor también asume el costo de construcción de las viviendas y edificaciones auxiliares del barrio para los operarios de la planta. Y si así no fuera, aun sin otros oferentes, tendríamos certeza de haber agotado la búsqueda de las condiciones más convenientes, con respecto a la igualdad de quienes puedan tener similar interés empresario y, por sobre todo, con apego a los mandatos fundacionales.

Mas allá de convicciones políticas, el procedimiento de selección (como la amplia previa y documentada difusión), son imperativos constitucionales.

Lejos de todo prurito, el procedimiento diáfano hoy resulta esencial para sostener lo más importante: los valores necesarios para posibilitar que las acciones de gobierno encuentren apoyo en la estima general, indispensable para reconstruir el Estado.

En reconocimiento de los representantes de TDFEyQ, debo decir que estaban dispuestos a concursar el proyecto (en régimen análogo al que establece el Dec. PEP 2550/06, con modificaciones que eliminaban el excesivo beneficio que el mismo otorga al autor de la iniciativa).

Tenemos oportunidad de enderezar las cosas, no la perdamos.

Con la misma estima y respeto que guardamos durante la relación funcional que llevamos adelante, la saludo afectuosamente".

Carlos Bassanetti.

Comentá la nota