El vice paraguayo sueña con bases

El vicepresidente paraguayo, Federico Franco, líder del oficialista Partido Liberal, y dirigentes opositores expresaron ayer su desacuerdo con la decisión del mandatario Fernando Lugo de rechazar el ingreso al país de 500 soldados de Estados Unidos para realizar ejercicios militares en 2010. "No estoy a favor de cercenar o de prohibir cualquier tipo de asistencia que pueda servir para mejorar la salud del pueblo paraguayo", afirmó a la prensa Franco, que a pesar de integrar la alianza gubernamental, es crítico del presidente.
"La presencia, la cooperación en sectores carenciados como salud, educación, es absolutamente necesaria", agregó el vicepresidente, y advirtió que Lugo no debió haber rechazado la presencia de las tropas norteamericanas, cuyos médicos y odontólogos tenían programado atender a unas 19.000 personas.

Franco planteó que, contradictoriamente, Lugo permitía la presencia de médicos cubanos que trabajan en el rubro de oftalmología, algo que nadie cuestiona, y por lo que él mismo se manifestó totalmente a favor.

Lugo anunció, el jueves, que resolvió cancelar la operación bautizada "Nuevos Horizontes", programada para 2010, entre tropas del ejército paraguayo y de EE.UU., alegando que la presencia de soldados estadounidenses en la región "fue muy cuestionada" en la última reunión en Quito de la Unasur.

La Unasur viene reclamando a Bogotá que brinde garantías sobre un acuerdo militar que negoció con EE.UU., que permite a ese país operar desde siete bases colombianas en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, pero que generó desconfianza en la región.

Al lamentar la decisión de Lugo, la embajadora estadounidense en Paraguay, Liliana Ayalde, dijo que el programa "Nuevos Horizontes" era básicamente humanitario. Ayalde negó que la misión fuera a llevar adelante trabajos de Inteligencia sobre el Acuífero Guaraní, una de las reservas de agua dulce subterránea más grandes del mundo, que se extiende en parte de los territorios de Paraguay, Argentina, Brasil, y Uruguay.

La diplomática afirmó que la operación incluirá obras sociales como construcción y refacción de escuelas, puestos de salud, atención médico-odontológica y construcción de pozos de agua potable en regiones carecientes, de difícil acceso desde Paraguay.

La decisión de Lugo recibió elogios del sector izquierdista del gobierno, pero fue duramente criticada por la oposición.

Comentá la nota