Viajes gratis con el boleto electrónico

La medida se implementará cuando aumente la tarifa del transporte y se reduzcan los subsidios al sector. También habrá una mejora en las asignaciones familiares para los trabajadores formales con ingresos medios y bajos.
El Gobierno estudia subsidiar las tarifas del transporte público a trabajadores y desocupados a través del Sistema Único de Boleto Electrónico (SUBE). Fuentes oficiales dijeron que ese mecanismo será la prioridad antes que la aplicación de un aumento en las tarifas, que en el sector daban por descontada. La medida dependerá de la velocidad con que se termine de instaurar la demorada tarjeta electrónica.

La presidenta Cristina Fernández le pidió al secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, analizar la forma de subsidiar a los usuarios de colectivos, trenes y subte mediante la tarjeta. El SUBE, de acuerdo a la iniciativa, servirá para acreditar fondos para pasajes gratuitos o con descuento. Transporte apuntará a beneficiar a trabajadores registrados y a desocupados inscriptos en los programas de planes sociales.

El ministro de Planificación, Julio de Vido, aclaró ayer por radio que no habrá "en el corto plazo" aumentos en las tarifas del transporte público.

Y dijo que los cambios analizados en la política de subsidios se harán "para que lleguen al usuario y no a la empresa prestadora" del servicio.

En la misma línea, Schiavi sostuvo que el esquema de subsidios "beneficiará a los sectores de menos recursos", sin dar más precisiones. "Hoy una persona que viaja desde algunos puntos de La Matanza a la Capital Federal tiene que tomar varios medios de transporte y tarda cuatro horas, gastando por esto más de 8 pesos. Mientras que el que vive en San Fernando tarda media hora en hacer un trayecto similar y gasta tres veces menos", graficó el funcionario.

Según Schiavi, "no todo se resuelve aumentando tarifas". Agregó que "lo primero" en su gestión será "darle la mayor celeridad posible" al SUBE "porque permite tener un clarísimo control de cuánta gente viaja". Esta semana el Gobierno había distribuido menos de 80 mil tarjetas de un total de 5 millones impresas.

En el sector empresarial respaldaron la idea de subsidiar a los pasajeros pero pusieron en duda la eficacia inmediata del SUBE. "No hemos sido muy convocados a la hora de la toma de decisiones por la tarjeta electrónica y no sabemos en qué estado está" la iniciativa, le dijo a este diario Daniel Millaci, presidente de la Cámara Empresaria de Autotransporte de Pasajeros (CEAP).

El directivo sugirió, en cambio, impulsar un "ticket transporte" similar a los alimentarios que las empresas les otorgan como beneficio a sus trabajadores.

"Es una idea que manejamos en la cámara y que ya le expusimos a Schiavi. Se puede implementar para trabajadores y también ampliarla al resto de los sectores sociales con planes como el de Jefas y Jefes de Hogar.

Los trabajadores y los desocupados tendrían el precio cubierto, y de esa manera se podría liberar la tarifa", explicó Millaci. Acerca de una posible reducción de los subsidios, dijo que el Gobierno deberá analizar la estructura de costos: "Sin subsidios hoy la tarifa de 1,10 debería ser de 2,20 pesos", agregó.

Este diario publicó que el Gobierno llevaría de $ 1,10 a

$1,25 el valor del boleto mínimo. El ajuste se aplicaría cuando el SUBE se haya repartido entre los usuarios.

Comentá la nota