Viaje relámpago de Scioli a Pinamar para evitar que Altieri se vaya con De Narváez

Viaje relámpago de Scioli a Pinamar para evitar que Altieri se vaya con De Narváez
El municipio abre el calendario electoral ya que en marzo elegirá intendente. De ahí que el propio Scioli se haya acercado hoy al balneario a convencer a Blas Altieri que corra con los colores oficialistas. El problema es que este ex jefe comunal tiene un entendimiento avanzado con Francisco de Narváez y Kirchner no soportaría empezar el año político con otra derrota en manos del empresario.
Daniel Scioli logró hoy sacarse una foto con el ex intendente Blas Altieri, uno de los favoritos para las elecciones de intendente del próximo 28 de marzo, convocadas por el propio gobernador para completar el mandato del destituido Roberto Porretti.

Si bien el municipio siempre fue importante para Scioli –un histórico veraneante de Pinamar-, su importancia política creció en las últimas horas, cuando en el oficialismo se enteraron de las avanzadas negociaciones entre Altieri y De Narváez, adelantadas por La Política Online.

Es que tanto para Scioli como para los Kirchner sería una pésima manera de abrir el año político, con una derrota electoral, nada menos que ante De Narváez, el hombre que venció al ex presidente el pasado 28 de junio.

En su visita sorpresa, Scioli logró reunirse con Altieri y con el intendente Rafael De Vito, quien reemplazo a Porretti. Según la información oficial de la gobernación, el gobernador avanzó con ellos "en la posibilidad de conformar un frente electoral en el municipio con miras a las elecciones del próximo 28 de marzo".

El gobernador explicó que "el último congreso de nuestro partido ha abierto la posibilidad de hacer alianzas electorales y, en ese marco, hablé con Rafael (De Vito) y se ha mostrado de acuerdo, por el bien de Pinamar, en hacer un frente del peronismo con Blas Altieri".

Además, la elección tendrá otra particularidad, según confirmó el propio Scioli: se implementará el voto electrónico.

El efecto Porretti

La destitución del kirchnerista Porretti en medio de denuncias de corrupción en el 2008 (apenas estuvo tres meses en el cargo) dejó al oficialismo de Pinamar fragmentado, ya que en ese momento el ex intendente dijo ser victima del entonces jefe del Concejo Deliberante, Rafael de Vito.

Pero lejos de quedar fuera de la política pinamarense, logró ganar una banca de concejal en las recientes elecciones y encima recientemente obtuvo un fallo favorable de la Corte Suprema bonaerense para que la asuma.

Esto generó de inmediato un cortocircuito con Altieri, quien según comentaron a La Política Online fuentes de la quinta sección, dijo en su momento que aceparía ser candidato oficialista sólo si le sacaban a Porretti de la discusión electoral.

Entonces, como admitieron fuentes de la quinta sección a La Política Online, el gobernador primero intentó "por las buenas" convencer a Porretti de que no compitiera en los comicios y le ofreció un cargo menor en el Ejecutivo provincial. El ex intendente rechazó esa propuesta, por lo que en el sciolismo se pusieron en campaña para conseguir la impugnación de su candidatura de alguna manera.

Rápido de reflejos, Porretti consiguió el aval de la Suprema Corte de Justicia, que le dio el visto bueno a su candidatura. Entonces, Altieri procedió tal como había advertido y avanzó en sus diálogos con Unión Pro (además tiene una muy buena relación con Eduardo Duhalde), y hasta habría deslizado ser candidato de esa fuerza. Hoy, el propio Scioli se trasladó hasta la playa mas coqueta de la costa atlántica para tratar de revertir esa posibilidad.

Comentá la nota