Viaje a lo profundo: cómo es la megaobra para el saneamiento del Riachuelo

Viaje a lo profundo: cómo es la megaobra para el saneamiento del Riachuelo

El Cronista recorrió, hasta unos 50 metros bajo tierra, la construcción que realiza AySA para colectar los residuos cloacales, causantes de contaminación.

“Como conjunto, es la obra de saneamiento más importante casi de la historia del sanitarismo”, se entusiasma Marcela Álvarez, directora del Sistema Riachuelo de AySA, una megaobra que estará completa en 2021 según las previsiones, con una inversión de u$s 1200 millones financiada por el Estado nacional y créditos del Banco Mundial.

Se trata de la nueva gran promesa para el largamente postergado saneamiento del Riachuelo. Y El Cronista recorrió tanto el río como la obra, para conocer de primera mano cuál es la situación del emblemático río y qué se está haciendo actualmente, tras años de promesas incumplidas .

 “El emisario va a ser el primero construido bajo aguas del Río del Plata , y que sea de 12 kilómetros seguramente va a quedar entre los récords en el mundo de longitudes de emisarios”, completa Álvarez.

Más información: La realidad del Riachuelo y qué se está haciendo para sanearlo

El Sistema Riachuelo permitirá colectar los residuos cloacales, que suman entre 70 por ciento y 80 por ciento de la contaminación orgánica que tiene hoy el río. Consiste en un colector de 16 kilómetros, una planta de pretratamiento y un emisario, que internará el efluente pretratado 12 kilómetros bajo el Río de la Plata, a 40 metros de profundidad del lecho.

En su último 1,5 kilómetro, a través de tubos verticales que aflorarán al lecho, generará la dilución entre el efluente y el agua del río, completando el proceso de autodepuración.

Una vez que esté operativo, podrá transportar, tratar y disponer 27 metros cúbicos por segundo. Estos es, 2.300.000 metros cúbicos por día.

“El Sistema Riachuelo resuelve de una manera integral las limitaciones en la capacidad de transporte que tiene hoy gran parte del área de concesión”, explica Marcela Álvarez, para quien se trata de la obra más importante para mejorar el río y “el principal proyecto de saneamiento de América Latina”.

Comentá la nota