Viajar en avión, más barato que en ómnibus

Viajar en avión, más barato que en ómnibus
En largas distancias se marca la diferencia
Viajar en avión ya cuesta casi lo mismo que hacerlo en ómnibus de larga distancia, y hasta menos cuando se trata de algunos destinos lejanos, como Puerto Iguazú, Trelew, la capital salteña o Río Gallegos.

La diferencia entre las tarifas del transporte aéreo y el terrestre comenzó a achicarse drásticamente durante el último año con la irrupción de la estatizada y megasubsidiada Aerolíneas Argentinas.

Por ejemplo, un viaje de ida y vuelta de Buenos Aires a Bariloche, en un ómnibus tipo suite, cuesta 696 pesos ?con 22 horas de viaje por delante? contra 748 pesos del pasaje de Aerolíneas o de Austral, con un vuelo de apenas dos horas.

De la Capital a Río Grande, los márgenes, incluso, se inclinan en favor del transporte aéreo: 736 pesos contra 1312 del ómnibus tipo suite . Algo similar ocurre en el tramo Buenos Aires-Puerto Iguazú, para el que cuesta 21 pesos más viajar durante 17 horas por las rutas del país que subirse a un avión en el Aeroparque Jorge Newbery y llegar a destino en sólo dos horas.

Para las agencias de turismo, el nuevo escenario significa una extraña novedad. "No tengo recuerdos de que se haya dado algo así", dijo el presidente de la Asociación Argentina de Agencias de Viajes y Turismo (Aaavyt), Ricardo Rosa. "Volar nunca puede ser más barato que el transporte terrestre, pero esta situación se da sólo en algunos destinos, como la Patagonia, donde Aerolíneas aplica una tarifa social", aclaró.

No todos los vuelos son baratos. La banda de precios entre los más económicos y los más caros es amplia y siempre está relacionada con la anticipación con la que se emitan el billete y las promociones.

"En avión me sale casi lo mismo, pero, en ómnibus, tengo la seguridad del horario de salida y de llegada", consideró Juan Caseros, que habitualmente hace el recorrido Córdoba-Buenos Aires, y a la inversa. "Hay una diferencia muy baja, de unos 40 o 60 pesos. En algunas promociones, es más barato el avión, pero yo tengo mucho vértigo", contó Vilma de Vivas, antes de abordar, en la terminal de Retiro el ómnibus a Córdoba.

José Arébalo viajaba a Neuquén cuando la Nacion lo halló en la terminal de Retiro. "Hay veces que no hay diferencia entre el avión o el ómnibus... puede ser de 100 pesos, pero son 16 horas contra 1 hora 40 minutos de viaje." Ante la consulta, entonces, sobre por qué viajaba en ómnibus, comentó: "Es que esta vez no me avivé... la costumbre".

Pero no todo es color de rosa según la interpretación de los diferentes actores del sistema de transporte de larga distancia en la Argentina.

Los ómnibus ocupan el 89% de los viajes que se realizan contra el 9% de los que concretan los aviones, según los datos oficiales. Los ómnibus pasan por 900 localidades, mientras que el sistema aerocomercial cubre sólo 38 ciudades en un mapa que, además, presenta casi un 50% de los aeropuertos sin actividad por falta de vuelos regulares.

El tren tiene hoy una incidencia ínfima en el transporte regular de pasajeros de larga distancia (ocupa menos del uno por ciento).

"Se resalta el beneficio social de los pasajes baratos de los aviones de Aerolíneas a través de un fuerte subsidio, pero la verdad es que llegan a lugares turísticos con pasajeros que podrían pagarlos y dejan a buena parte del país sin servicio", dijo una alta fuente del sector del transporte terrestre de larga distancia.

Este sector calificó las bajas tarifas de los aviones de "predatorias", en una carta enviada al secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi.

Según los números aportados en esa misiva, el subsidio que aplica hoy Aerolíneas por pasajero alcanza los 256,2 pesos contra 7,6 pesos del transporte terrestre de larga distancia. "Con esta competencia desleal, no nos queda otra que empezar a bajar ómnibus de la ruta con lo que eso significa para los pueblos chicos por donde pasamos sólo nosotros", sostuvo un representante de las empresas de ómnibus que se quejan porque la demanda de pasajes cayó un 30 por ciento.

Como sea, una de las preguntas que casi se plantea sola es si, en verdad, los precios de los pasajes de ómnibus no son demasiado elevados. De una comparación con otros países, como Chile y Brasil, surge que el costo de viajar ida y vuelta en ómnibus premium entre Santiago de Chile y Valdivia (811 kilómetros), por ejemplo, cuesta unos 400 pesos. Y en avión: 902 pesos.

Cubrir el trayecto Porto Alegre-Curitiva (711 kilómetros) y regresar por tierra equivale a unos 600 pesos, mientras que, por aire, el mismo viaje asciende a unos 1000 pesos.

En la Argentina, viajar desde Buenos Aires a Mendoza (1000 kilómetros) ida y vuelta representa 460 pesos en ómnibus y $ 560, en avión.

En Lan Argentina, la única competencia directa de Aerolíneas, dicen que sostienen algunas tarifas bajas gracias a la venta de pasajes más caros. Lan aplica un sistema de promociones que, de todos modos, prácticamente, nunca equipara los bajos precios de Aerolíneas. "Tenemos que mantener una situación de rentabilidad, porque no contamos con otros ingresos que no provengan de la venta de pasajes", dijo una fuente de esa empresa aérea, al relativizar el nuevo estilo low cost de la competencia oficial.

Viajar a Uruguay por aire: rápido y barato

En la era digital, como no podía ser de otra manera, los mejores precios siempre se consiguen por la Web. En este caso, la búsqueda en cuestión tenía como destino viajar a Montevideo y, vaya sorpresa, entre ir en avión o partir de Puerto Madero en uno de los barcos de la empresa Buquebús (con servicio directo), la vía aérea resultó tener tarifas más económicas. Ayer, La Nacion realizó una búsqueda online simultánea por Buquebús y Pluna, en clase turista, para un pasajero adulto y con las mismas fechas de partida y regreso. El resultado: el costo del pasaje, con tasas incluidas, en Pluna: $ 532 pesos; el mismo viaje, pero en Buquebús: $ 562.

Claves

* Destinos baratos : los vuelos a los destinos patagónicos resultan más baratos que los pasajes en ómnibus de larga distancia.

* Subsidios : el Gobierno aplica un subsidio directo de 256,2 pesos por pasajero de Aerolíneas Argentinas. El transporte terrestre de larga distancia recibe 7,6 pesos por asiento ocupado.

* Aire-tierra : en la Argentina hay 12.000 aviones que llegan a 38 destinos y 22.500 ómnibus que pasan por 900 ciudades. El tren casi desapareció como transporte de larga distancia. Según cifras oficiales, los ómnibus representan el 98% del total de viajes que se realizan en el país. Los aviones, el 9%, y el tren, apenas el 1 por ciento.

* Por tramo: viajar en avión desde la Capital hasta Río Grande, en Tierra del Fuego, cuesta 736 pesos contra $ 1312 del ómnibus tipo suite. Algo similar ocurre en el tramo Buenos Aires-Puerto Iguazú, donde cuesta 21 pesos más viajar en ómnibus que en avión.

* Comparación: en Brasil, la tarifa aérea por kilómetro, en dólares, es de 0,22 centavos; en Chile, 0,36 centavos y, en la Argentina, de 0,05 centavos.

* Reclamo sectorial: en una carta que los empresarios de las empresas de transporte terrestre enviaron a la Secretaría de Transporte, calificaron de predatorias las promociones de Aerolíneas. Dicen que tendrán que sacar unidades de las rutas.

Comentá la nota