Por el veto uruguayo, aplazan la elección de Kirchner en Unasur

Los presidentes del bloque resolvieron darse hasta abril para designar a su titular. Si la candidatura de Kirchner no reúne apoyo unánime, propondrán otro nombre. Es por la dura resistencia de Tabaré, distanciado por la pelea por las papeleras.
Al final, por el veto del gobierno de Tabaré Vázquez a Néstor Kirchner, la Unión de Naciones Sudamericanas postergó hasta abril una definición sobre elección del ex presidente como secretario general del organismo. Así, la región se vio inmiscuida en el conflicto por las pasteras que arrastran argentinos y uruguayos.

Tras una reunión que transcurrió a puertas "blindadas", la fecha fue confirmada por Michelle Bachelet, en una conferencia de prensa posterior a la cumbre de la Unión que tuvo lugar ayer en Costa do Sauípe, Bahía. La presidenta de Chile aclaró que abril fue elegido como plazo por ser la fecha en que culmina la presidencia pro tempore de Chile en Unasur.

Pero en entrevista con Clarín y otros medios, el canciller Alejandro Foxley aclaró un rato antes que el formato de la elección del secretario seguirá siendo por unanimidad o consenso y no por mayoría, tal como los aliados a Kirchner estuvieron testeando. Y que si para abril no hay salida "habrá que buscar otro candidato". Temprano, hasta el presidente paraguayo Fernando Lugo sugirió que existían "otras opciones" a Kirchner. Más diplomático, el canciller Celso Amorim, de Brasil, aseguraba que "no" se había hablado de ningún nombre a la secretaría general.

En este dichoso y exclusivo centro hotelero frente al mar del nordeste brasileño sesionaron ayer en cadena las cumbres de los presidentes de Mercosur, Unasur, de América Latina y Caribe (Calc) y Grupo Río. Hasta aquí llegaron más de una decena de presidentes, incluyendo al cubano Raúl Castro y el mexicano Felipe Calderón.

Cristina Kirchner -que aterrizó ayer a la madrugada y regresa hoy a Buenos Aires- evitó hablar de la candidatura de su marido, al igual que sus funcionarios, sumidos en un silencio pactado. "No corresponde hacer declaraciones sobre cuestiones bilaterales en el marco de un encuentro de estas características sino estamos como encapsulados". Palabras de la Presidenta a la prensa. Más insólitas resultaron las de Tabaré, que definió las relaciones como "excelentes".

En un debate "educado" y "diplomático", y en el que Cristina como Tabaré permanecieron callados -según testigos directos-- fue Rafael Correa quien puso la candidatura ayer sobre la mesa sobre el final del encuentro. Chile lo había quitado del temario oficial que incluyó el Consejo de Defensa Sudamericano y la situación de Bolivia, entre otros. Chávez recogió el guante de su aliado ecuatoriano y hasta propuso un comité mediador, que no prosperó. Los brasileños, "mutis", aunque apoyan a la Argentina. Fue Correa quien lanzó la candidatura de Kirchner en agosto.

Foxley informó ayer a este diario que su país iniciará ahora consultas con todos los países de Unasur para encontrar solución a la elección de autoridades.

Según está establecido, el secretario general debe salir por unanimidad o consenso de todos los países miembros, que son 12. Pero este fin de semana, el canciller de Uruguay Gonzalo Fernández amenazó con que su país se iba de Unasur si Kirchner era elegido. Y dio a entender que los argentinos estaban haciendo "lobby" para se estableciera la elección por mayoría. Ayer, en una extraña movida de prensa, los uruguayos desmintieron sus amenazas de retirada.

Pero Foxley aclaró: "La norma del consenso es la forma práctica de hacer creíble el principio de que en América Latina se respeta, se acepta y se promueve la diversidad." Agregó que ayer varios países dejaron en claro que si este formato se cambiaban se corrían el riesgo de que los congresos no aprobaran la constitución de Unasur. Nueve no lo han hecho, entre ellos el de Argentina y Uruguay.

Así, las aspiraciones del jefe del PJ a un cargo regional parecen cuanto menos lejanas. O convencen a Tabaré para que lo acepten o el ex presidente debería bajarse. La delegación oriental insistió ayer con que resistirá hasta que Argentina no libere los cortes de los entrerrianos en la frontera con Uruguay, el argumento de Tabaré en su veto a Kirchner.

Comentá la nota