Veto de una editorial de Berlusconi a Saramago

No editará un libro suyo que lo critica
ROMA.- Como si no alcanzara con el "Noemigate", que ha provocado ríos de tinta en todos los diarios del mundo, el primer ministro italiano Silvio Berlusconi ha vuelto a ser noticia ayer por cuestiones totalmente distintas, relacionadas con el mundo literario y la censura.

Einaudi, una de las editoriales que posee, rechazó publicar El cuaderno , el último libro de José Saramago, Premio Nobel de Literatura en 1998, que recopila los textos políticos y literarios realizados desde septiembre del año pasado en su blog caderno.josesaramago.org .

¿Por qué? Porque en ellos, el escritor portugués, de 87 años, conocido por sus posiciones de izquierda, define al premier italiano de "delincuente", "corruptor" y hasta lo compara con un "capo mafioso".

"En la tierra de la mafia y la camorra, qué importancia puede tener el hecho probado de que el primer ministro sea un delincuente", se pregunta el escritor en El cuaderno , que finalmente, después del gran rechazo de Einaudi, será publicado por la editorial Bollati Poringhieri.

Einaudi, que forma parte del gigante editorial Mondadori, y que había editado 20 novelas de Saramago, admitió que decidió rechazar la última obra del autor de Ensayo sobre la ceguera porque califica a Berlusconi de delincuente. "Se trate de él (en referencia a Berlusconi) o de cualquier otro exponente político de cualquier parte o partido, Einaudi se considera libre en la crítica, pero rechaza hacer suya una acusación que sería condenada en cualquier juicio", explicó en un comunicado.

En El cuaderno , que ya fue editado en Portugal y en España (Alfaguara), Saramago reflexiona sobre otras varias personalidades, desde Bush hasta el Papa. Al referirse a Berlusconi, recuerda que Einaudi, casa editora con quien mantuvo hasta ahora una relación de 20 años, es de su propiedad.

"Visto que en Italia soy publicado por Einaudi, de propiedad de Berlusconi, le habré hecho ganar algún dinero", escribe, sin autocensurarse. Una gota en el océano de su inmenso patrimonio, agrega, que él habrá usado "para pagarse cigarros, suponiendo que la corrupción no sea su único vicio", dispara.

El sentimiento de los italianos hacia el Cavaliere , continúa el texto de Saramago, "es indiferente a cualquier consideración de orden moral", una frase que cobra una gran actualidad visto el "Noemigate", es decir, la presunta relación de Berlusconi con una adolescente, que está minando su imagen.

En declaraciones al Corrier e della Sera, Saramago estuvo lejos de retractarse. Es más, advirtió que con Berlusconi, un hombre que acumula demasiado poder, corre peligro la calidad de la democracia del país. "No envidio la suerte de los italianos -sentenció-, pero al final de cuentas está en la voluntad de los electores mantener este estado de cosas, o cambiarlo."

Comentá la nota