El vertedero de basura está terminado, pero no se sabe si se usará

Hace más de un año que la Provincia culminó en Cruz del Eje un predio de enterramiento de residuos para toda la región. Sin embargo, nunca se puso en marcha.
Mucha agua ha corrido bajo el puente del río de esta ciudad del noroeste provincial desde el año 2000, cuando fue presentado el Diagnóstico Provincial de los Sistemas de Gestión de Residuos Sólidos Urbanos, que apuntaba a la erradicación definitiva de los contaminantes basurales a cielo abierto de la geografía cordobesa.

La idea de crear vertederos controlados que concentraran con un tratamiento adecuado la basura de muchas localidades por región era expuesta en Cruz del Eje, donde se anunció la construcción de uno al que pueblos y ciudades del norte de Punilla y del noroeste cordobés enviarían cada día su residuos para su enterramiento sanitario.

Pero a ese promocionado plan provincial Córdoba Limpia se le fueron presentando agudas problemáticas en el tiempo. Un caso testigo es que de los anunciados 13 vertederos regionales, se construyeron sólo dos. Uno de ellos está a nueve kilómetros de Cruz del Eje, sobre la ruta provincial 16, en el paraje Pozo Cavado. Y aunque la inversión para construirlo se hizo, a un año y medio de terminado nunca se pudo poner en funcionamiento. Es más: antes de inaugurarlo, la capa de membrana impermeabilizante colocada sobre la base de la cava principal del vertedero está ya deteriorada.

Las instalaciones del lugar, considerado adecuado por su aislamiento geográfico, fueron entregadas por la Provincia en comodato por un año a la Municipalidad de Cruz del Eje, que hace más de cuatro años cedió sin cargo al Gobierno cordobés las 35 hectáreas donde se erige el complejo sanitario ambiental.

"Sólo nos falta el acta de entrega, pero ya comenzamos a intervenir. Fijamos alambrados perimetrales, hemos probado la maquinaria y sólo falta reparar una membrana que cubre la cava, prometida para esta semana por el Gobierno provincial", señaló a este diario el intendente cruzdelejeño Mario Blanco. Pero otras parecen ser las dudas y preocupaciones del jefe municipal, y no justamente técnicas.

Sin avances. Este vertedero controlado es uno de los 13 programados para la geografía provincial, por la Secretaría de Ambiente provincial, cuando estaba a cargo de Sergio Nirich, durante la primera gestión delasotista. La inversión global de la que se hablaba era de 140 millones de pesos en tres años. Pero luego los planes se complicaron, la financiación "desapareció" y los basurales a cielo abierto siguen gozando de buena salud en casi todo el territorio cordobés.

El único que se puso en marcha fue el de Villa Dolores, para todo Traslasierra. Pero allí, a poco de ser inaugurado, generó diferencias y conflictos entre los municipios que lo utilizan y el mayor ya no lo utiliza.

La Secretaría de Ambiente provincial intenta ahora "reciclar" sus planes, admitiendo como alicaído al programa Córdoba Limpia. Por una parte, piensa destinar a ese fin el 33 por ciento del "impuesto al fuego", que ahora ya no es sólo para financiar a bomberos y planes contra incendios forestales. Por otra, depende de créditos internacionales que están en trámite. Aún así, los fondos estimados no alcanzarían ni por lejos para sostener aquel plan de los 13 vertederos regionales.

De Punilla y Cruz del Eje. El ya construido pero no utilizado vertedero de Cruz del Eje fue pensado para recibir la basura que generan dos ciudades, seis pueblos y una comuna del centro y norte del departamento Punilla, más una ciudad, tres pueblos y 14 pequeñas comunas del departamento Cruz del Eje. A eso se agregaba una ciudad del departamento Ischilín, quedando la opción abierta para otras del noroeste provincial.

En varias de ellas deberían implementarse aún estaciones de transferencia, donde se compactaría la basura para trasladarla al vertedero. Eso está pendiente. También podrían allí separarse los residuos para eventuales procesos de reciclado.

El objetivo regional en esta zona es conformar un ente intercomunal, para abordar la problemática integral de la puesta en marcha de este vertedero controlado. Pero ese proceso, aún con el vertedero terminado, luce demorado.

Comentá la nota