CGT versus CTA, la pelea que jaquea al Gobierno de Cristina

Peleas. Kirchner llegó al poder prometiendo el reconocimiento gremial para la central disidente, luego se recostó sobre la ortodoxia cegetista, ahora los conflictos sindicales generan crispación social.
El secretario general de la CTA porteña, Fabio Basteiro, aseguró que la Unión Industrial Argentina (UIA) quiere "mantener el status quo con respecto al actual modelo sindical" que, afirmó, "no le da respuesta a la nueva realidad de la clase trabajadora en su criterio de organización".

"Si hay alguien en nuestro país que va a la OIT y que argumenta con mayor fortaleza contra la libertad sindical y a favor de este modelo es justamente la UIA, los grupos económicos, que quieren mantener el status quo con respecto al modelo sindical", aseveró Basteiro.

Agregó que "por otro lado está la dirigencia sindical de la CGT que, obviamente, quiere seguir sosteniendo la obturación de participación, no dar personerías a ninguna organización".

"Seguir sosteniendo un régimen sindical de estas características que, hasta el momento, le da respuestas a los dirigentes y no a los trabajadores, es seguir sosteniendo lo que los grupos económicos, la CGT y el propio Gobierno quieren: mantener la estructura como está porque de esta manera va a haber sindicatos poderosos, dirigentes con poder y trabajadores debilitados ante la discusión paritaria", dijo Basteiro.

El legislador electo por Proyecto Sur afirmó que "los trabajadores en la Argentina están atomizados. Sólo el 12,7 por ciento de los establecimientos del país tienen juntas internas de delegados".

"Más del 43 por ciento de la fuerza laboral es precarizada. Sumando a los desempleados, más de la mitad de la fuerza laboral, no tiene la posibilidad de afiliarse a ningún sindicato. Si se toma en cuenta los que están registrados, el nivel de afiliación es muy poco", continuó Basteiro.

"Esto es producto de un modelo sindical que no le da respuesta a la nueva realidad de la clase trabajadora en su criterio de organización", concluyó el legislador electo, según se informó en un comunicado.

Por su parte, el titular de la CGT, Hugo Moyano, cuestionó los planteos de libertad sindical expresados por los trabajadores de los subterráneos y de la empresa Kraft, al considerar que "llegó el tiempo de discutir" que "todos" tengan "una sola personería gremial".

"¿Por qué no empezamos a discutir en serio a ver si podemos, en vez de discutir otra personería, tener todos la misma personería? Compartamos la misma personería todos", propuso el jefe cegetista, quien afronta reclamos de nuevas agremiaciones por parte de representaciones no peronistas.

Al respecto, advirtió que "la personería de la CGT no es del Sindicato de Camioneros, es la personería del conjunto del movimiento obrero argentino" por lo que sostuvo que "llegó el tiempo de empezar a discutir eso".

El jefe de la central obrera, por otra parte, defendió la actuación de los dirigentes gremiales, hoy cuestionados por trabajadores que pretenden tener propias representaciones.

"El sindicalismo tiene la misma historia que tiene el periodismo, el empresariado, la clase política. Porque cuando una sociedad entra en una situación como la que estamos, entran todos, no sólo un sector. Pero el sindicalismo está más en la vidriera y es mucho más criticable", afirmó.

Comentá la nota