Verna va a la Corte y suma un gesto que debilita al gobierno K

Los senadores nacionales de La Pampa Carlos Verna y María de los Angeles Higonet irán hoy a la Corte Suprema en reclamo de los fondos de coparticipación. Sería un gesto más, un reclamo federal, pero no lo es: así los pampeanos se sumarán a los 35 senadores nacionales opositores, para alcanzar la cifra de 37 legisladores nacionales, la mayoría en el Senado, la cámara de inicio de los proyectos de temas federales.
El reclamo de Verna e Higonet está en sintonía con el que presentaron los 35 opositores: que la Nación respeta el piso de 35% en el reparto de los fondos coparticipables, tal como lo establece los últimos Pactos Fiscales firmados entre la Nación y las provincias.

El número de 37 en el bando de la oposición es un gesto de debilidad para el Gobierno nacional, que le hubiera gustado evitar. Demuestra una necesidad de negociación que condiciona, al Gobierno, en una Cámara clave. Para medir el alcance político de esta situación vale recordar la votación de la resolución 125: allí el Gobierno nacional empató una votación, en un tema clave, y desató un vendaval político. Ahora en un tema clave, coparticipación, pierde la votación de entrada.

Cada cual

atiende su juego

Verna con esta presentación a la Corte Suprema intenta reafirmar su juego. Pero se trata de un gesto desusado en alguien que hizo de la negociación secreta su arma política más relevante. Eso le ha permitido obtener recursos, fondos estatales para atender decenas de miles de pensiones y asistencia. Esto le ha permitido hacer píe en General Pico, una sociedad destrozada por la desocupación y el quiebre social, pero que es el bunker del poder político del vernismo.

De todos si públicamente realizará un gesto opositor, Verna no cierra las puertas. Admitió públicamente que rechazó una ofertade Miguel Angel Pichetto para ser presidente de la comisión de Hacienda y Presupuesto. Dijo que no compartía las políticas economicas del Gobierno nacional: ese cargo lo ocupó en momentos más aciagos para la población y los trabajadores como el gobierno de Carlos Menem.

La movida de Carlos Verna sin dudas le traerá consecuencias políticas negativas, en el corto plazo, al gobierno de Oscar Jorge. Pero este privilegió el alineamiento interno, que desnudar algún tipo de diferencia con la estrategia del senador nacional y jefe de la Plural.

De todos modos, las consecuencias de un recorte de fondos nacionales al gobierno de Oscar Jorge le tienen sin cuidado a Verna: las frustraciones del gobierno de Jorge solo hacen añorar otros supuestos mejores tiempos. Allí aparece la figura de su antecesor que a pesar de la pertenencia a la Plural no queda enredado en las imposibilidades de la gestión de Jorge.

Esa alquimia política es la que lleva a Carlos Verna a la Corte Suprema, hoy, lunes 28 de diciembre Día de los Santos Inocentes. Irá con un reclamo con tufo federal: esto lo aprendió de los tiempos en que Rubén Marín hacía política confrontando con Eduardo Duhalde por el Fondo del Conurbano. En realidad era una tarea de erosión, por la que llegaban generosos fondos desde el Ministerio del Interior. Ahora, para no quedar enlodado de intenciones políticas, Verna elige el tema federal para confrontar con los Kirchner.

Comentá la nota