Verna aparece como candidato en una encuesta de la Línea Plural

Vaticinio: la confianza que pretenden destilar los integrantes de la Plural agrega un dato curioso. "Hay debate sobre el tercer lugar, el primer senador suplente", dijo una fuente que habló con este diario. Es decir, dan por sentado que en la elección del 28 de junio el PJ mete dos senadores y que en 2011 Verna vuelve a la Gobernación. Un vaticinio un poco temerario en la Argentina de crisis e inestabilidad.
El dato es concreto: en una encuesta que encargó la Línea Plural al encuestador Heriberto Muraro, el nombre del ex gobernador Carlos Verna aparece relevado para el cargo de senador nacional. Otra versión indica que en la reunión que se realizará el próximo lunes en Uriburu la Línea Plural definiría la candidatura a senador de Verna para cerrarle los caminos a Convergencia, cuyos integrantes fogonean la candidatura de Rubén Marín, batiendo parches con el respaldo de Néstor Kirchner.

En la Plural ya ensayan lo que sería un operativo "clamor": sería la forma de acorralar a Verna para que acepte la candidatura. Si este operativo se lanza y el ex gobernador declina el convite, quedaría limada la candidatura de su reemplazante. Y nadie en la Plural quiere este escenario: otro candidato podría tener el desafío de Marín.

Pero en la encuesta de Tele Survey, del encuestador Heriberto Muraro -quien desde hace diez años trabaja para Carlos Verna-, también aparecen otros nombres, como el de Gustavo Fernández Mendía. Otro de los nombres relevados es el de Cristina Regazzoli.

Fuentes de la Plural que hablaron con El Diario dejaron trascender que a Carlos Verna lo acompañaría "una intendenta". El nombre que aparece en primer lugar es el de María de los Angeles Higonet. Sería una forma de reconocimiento al sur, un lugar donde el marinismo nunca hizo pie.

La irrupción del ex subsecretario de Salud Rubén Ojuez contra la ministra de Bienestar Social Cristina Regazzoli a muchos les pareció más una jugada puertas adentro de la Plural que una defensa de la política de salud. Regazzoli es el nombre que quieren imponer algunos jorgistas en la Plural. El alineamiento de Ojuez con el vernismo no permite otra lectura de esa aparición intempestiva.

Otro de los nombres en danza es el de Rodolfo Gazia. Es una figura que se contrapone a la de Gustavo Fernández Mendía. Los dos tienen chances para ir por la Intendencia de Santa Rosa en 2011. Algunos dicen que si va Gazia es para preservar la figura de Fernández Mendía. Pero si Gazia gana una elección, ¿quién le puede negar que pelee por la candidatura a la Intendencia de la capital pampeana? Todas estas posibilidades están en juego en el rompecabezas que están armando el vernismo y el jorgismo.

El tercer lugar

El entusiasmo y la confianza que pretenden destilar los integrantes de la Plural agregaron otro dato. "Hay debate sobre el tercer lugar, el primer senador suplente", dijo una fuente que habló con este diario. Es decir, dan por sentado que en la elección del 28 de junio el PJ mete dos senadores y que en 2011 Verna vuelve a la Gobernación. Un vaticinio un poco temerario en la Argentina de crisis e inestabilidad.

La Línea Plural cerraría todos los caminos a un diálogo con el senador Rubén Marín. Este pretende la reelección: está haciendo todo lo que hace un candidato en campaña. Y hace bandera con el apoyo de Néstor Kirchner.

Para su reaparición política Marín utiliza los fondos del Senado y los que puede bajar por el Ministerio de Desarrollo Social. Además, dispone de la oficina de Migraciones, otro organismo nacional que está en manos del marinismo.

Si Verna rehúsa la candidatura, le estaría dando aliento a la permanencia de Rubén Marín en el escaparate del justicialismo provincial. Es el momento para que Marín, sin cargo y sin recursos, ya no perjudique sus planes.

Los marinistas se alientan con el oxígeno que le dio Néstor Kirchner al ex caudillo del PJ. La regla política indica que Marín tiene que arengar a su tropa aparentando una fortaleza que no tendría. Por eso agitan la palabra interna, pero es una posibilidad que a la hora de variantes reales el marinismo descarta en la sinceridad de la mesa chica.

Comentá la nota